Sin unidad para la reconstrucción

El Congreso es incapaz de trasladar la foto del consenso en la recuperación de España tras el impacto del coronavirus. Las conclusiones en Sanidad, Economía y Unión Europea salen adelante pero sin una venia global, mientras que el Gobierno no logra sacar adelante las políticas sociales

Los que estaban llamados a ser los “Pactos de La Moncloa” del siglo XXI han quedado desdibujados hasta un acuerdo de mínimos en el Congreso, como resultado de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que lleva dos meses y medio trabajando en la Cámara Baja. Fracaso absoluto en materia de políticas sociales y en el sistema de cuidados. El Gobierno no ha logrado recabar los apoyos necesarios para sacar adelante este dictamen por no incluir en el documento subvenciones para la escuela concertada y para educación especial, como pedía Ciudadanos. Mientras, los documentos de los grupos dedicados a Sanidad, Recuperación económica y Unión Europea han salido adelante, pero con mayorías más o menos precarias que, en todo caso, no han conseguido concitar el consenso que demanda la sociedad tras el impacto del coronavirus.

El dictamen relativo a la Unión Europea ha sido el que más apoyos ha recabado, con 276 votos a favor, 59 en contra y 13 abstenciones mientras que el de Servicios Sociales ha generado mucha controversia por el boicot a la educación concertada, y no ha sido aprobado, con 175 nos, 162 síes y una abstención. El documento de Sanidad ha logrado el apoyo de 256 diputados, gracias al apoyo in extremis del PP, mientras que el de reactivación económica ha sido aprobado por la mínima con 159 votos a favor, 168 noes y 11 abstenciones.

Finalmente, el principal partido de la oposición solo ha apoyado los acuerdos en materia sanitaria y europea. En ellas se ha centrado en todo momento la negociación, dado que desde un inicio mostraron su negativa a apoyar las de contenido social y económico. Ciudadanos ha sido el partido que ha permitido al Ejecutivo sacar adelante sus conclusiones económicas, gracias a que tanto las formaciones que conforman el Gobierno como los naranjas abandonaron sus postulados de máximos en materia fiscal o medidas como la derogación de la reforma laboral o el impuesto a los ricos. Haber dejado de lado estas cuestiones ha generado el rechazo de los socios de la investidura, lo que ha complicado la aritmética en algunas votaciones. Además, tanto desde el País Vasco como desde Cataluña, los aliados de Pedro Sánchez han vetado las conclusiones sobre Sanidad por considerarlas recentralizadoras.