Sánchez niega recortes: “Lo que Europa nos pide son las prioridades del Gobierno”

El presidente reivindica el papel "determinante" de nuestro país para el éxito del acuerdo en Bruselas y pide que la "unidad de Europa sea un espejo para España"

Último pleno del Congreso de los Diputados del curso político. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido hoy a petición propia en la Cámara para dar cuenta del acuerdo “sin precedentes” que se alcanzó en Bruselas hace una semana para aprobar un plan de recuperación tras el impacto de la Covid-19, que regará nuestro país con 140.000 millones de euros, lo que supone el 11% del PIB y “una oportunidad histórica que tenemos que aprovechar”, en opinión del presidente. Un claro mensaje a que estos fondos se materialicen en la aprobación de unos Presupuestos de la recuperación en los próximos meses.

El jefe del Ejecutivo ha aprovechado su intervención para reivindicar el papel de España en el éxito de la Consejo Europeo, para celebrar que Europa haya dado una respuesta diferente a la de 2008 cuando “dio la espalda a las personas” y para negar que la importante inyección de recursos que recibiremos vaya a traer aparejada la imposición de recortes. En este sentido, Sánchez ha buscado enterrar cualquier suspicacia de sus socios de Gobierno, asegurando que la “pandemia no ha borrado las prioridades del Gobierno” y que este proyecto es el mismo que se demanda desde Bruselas. “Lo que Europa nos pide es la España que queremos, en la que creemos”, ha destacado, apuntando que estas prioridades son la digitalización, la transición ecológica, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.

El presidente también ha querido hacer referencia al mecanismo de “freno de emergencia” que tienen los países para señalar a aquellos que no cumplan con lo estipulado por Bruselas para recibir los fondos comprometidos. Sánchez ha querido poner el acento en que se trataría de forzar un “debate político” en el Consejo Europeo, en caso de que algún socio “incumpla flagrantemente” los compromisos adquiridos, un debate que, en todo caso, no requiere unanimidad en la votación, por lo que no existe posibilidad de veto a la inyección de fondos a los países.

“Si España quiere, España puede”

El jefe del Ejecutivo ha reivindicado que “la posición de España fue determinante para el éxito de la negociación” y quien pidió al inicio de la crisis sanitaria un “Plan Marshall” o un instrumento de deuda común, junto a otros países como Italia. Sánchez ha demandado que el ejemplo de unidad de Europa donde “una causa común une a diferentes ideologías por el interés común” sea un espejo para España. “Si en Europa se puede, en España se puede poder, tenemos que llegar a acuerdos. Si España quiere, España puede”, ha destacado el presidente, reclamando que el “horizonte de acuerdo y unidad europeo, lo sea también para España”. “Es nuestro turno”, ha apelado.

Sánchez también ha celebrado el giro que ha dado Europa después de la crisis de 2008, cuando “se equivocó” y “no dio la respuesta adecuada”. “No podía volver a equivocarse y no lo ha hecho”, se ha felicitado. El presidente considera que entonces la UE dio la espalda a los ciudadanos, lo que generó un aumento de la desigualdad y el auge de los nacionalismos radicales y la ultraderecha. “En 2008 Europa se olvidó de las personas y entonces las personas se olvidaron de la política”, ha señalado.