El juez de “Kitchen” imputa al falso cura que asaltó la casa de Bárcenas

García Castellón, que le considera cómplice de delitos de cohecho, prevaricación y malversación, entre otros, condiciona su declaración a un examen forense sobre su capacidad psiquiátrica

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, instructor del “caso Kitchen”, ha citado a declarar el próximo viernes en calidad de investigado a Enrique Olivares, el falso cura que asaltó el domicilio de Luis Bárcenas en octubre de 2013, actualmente en prisión tras ser condenado a 22 años de cárcel por el secuestro de la esposa e hijo del ex tesorero del PP.

Así lo ha acordado en una resolución el magistrado que investiga la supuesta operación de espionaje puesta en marcha por Interior en 2013 y 2014 para sustraer a Bárcenas documentación comprometedora para el PP a través de su chófer, Sergio Ríos.

García Castellón considera a Olivares cómplice en la supuesta comisión de delitos de cohecho, prevaricación y malversación de caudales públicos, entre otros.

Pero dado que un informe forense acredita que tiene mermadas sus capacidades cognitivas, el instructor cita asimismo a un médico forense del Instituto de Medicina Legal para que “practique reconocimiento inmediatamente previo a la declaración” y determine si está en capacitado para prestarla.

El asalto a la vivienda de Bárcenas se produjo en las mismas fechas en las que, según la investigación, se llevó a cabo el espionaje al ex tesorero por lo que la decisión judicial pone de manifiesto que García Castellón considera que ambas actuaciones están relacionadas con la “operación Kitchen”.

“Quiero que estas voces me dejen en paz”

De hecho, el pasado 20 de enero, según consta en una diligencia incorporada a esta pieza del “caso Villarejo”, García Castellón ya acordó que una comisión judicial en la que se integraba un forense se desplazase al centro penitenciario de Aranjuez (Madrid) para realizarle un examen médico para evaluar “su aptitud para prestar declaración”, con el objetivo de avanzar en el “esclarecimiento de los hechos investigados en los que intervino”.

Ese reconocimiento se llevó a cabo el 29 de enero en el módulo de enfermería del centro penitenciario, y durante el transcurso del mismo los responsables de la sanitarios de la prisión informaron a la médico forense del “estado de salud y la evolución” de Olivares, así como de sus antecedentes médicos, que ahora el magistrado de la Audiencia Nacional pretende evaluar de nuevo.

El pasado 14 de febrero, desde el juzgado de García Castellón se solicitó al centro penitenciario el historial médico completo del falso cura, “con todos los antecedentes necesarios desde su inicial ingreso en prisión y hasta el día de la fecha”, con el fin, de nuevo, de determinar “la evolución psiquiátrica del interno al objeto de que le sea tomada declaración”.

Durante el juicio por el asalto al domicilio del ex tesorero del PP, el falso cura protagonizó un momento rocambolesco cuando aseguró ser víctimas de alucinaciones. “Condéneme a lo que quiera, lo firmo ahora mismo. Pero quiero que estas voces me dejen en paz. No puedo, no puedo. Váyanse, váyanse. No quiero oírlas más. Sálganse de mi cabeza, déjenme en paz por favor”, aseguró Olivares una y otra vez al ser interrogado.