Arrimadas llama a la “unidad” frente al “tsunami” de la confrontación

Cs presenta las nuevas incorporaciones de Vox, PP y PSOE al partido. Malena Contestí, ex diputada de la formación de Abascal, aseguró que en su antiguo partido estaba más pendiente del titular y el “márketing populista” y afirma que no se come “del puño y la bandera”

Ciudadanos ha celebrado un acto de presentación de sus nuevos fichajes, en una combinación telemática y presencial donde sumaron la incorporación de la ex diputada de Vox, Malena Contestí, el que fuera subdelegado del Gobierno en la provincia de Alicante durante la última etapa de Mariano Rajoy, José Miguel Saval, y el exdiputado por Zamora del PSOE Jesús Cuadrado, que ya había participado con el partido en algunos actos de la campaña electoral junto a Arrimadas.

Más de 2.000 personas, indicó Cs, siguieron el acto en el que la líder de los naranjas, Inés Arrimadas reivindicó el centro y consideró que es un partido que “sigue fuerte” y es “más necesario que nunca". Insistió en hacer “política útil" y se sintió orgullosa de seguir “sumando y creciendo”, con las incorporaciones de otros partidos políticos. Unos nuevos fichajes de los que dijo hacen que se “reafirme más” en lo que tiene que ser el proyecto de Cs: “la unión, trabajar por la concordia y superar la confrontación”. "Si nos pusiéramos de acuerdo con lo que nos suma este país sería imparable”, destacó la presidenta de los naranjas.

Arrimadas, hizo una “llamada a la unidad”, a la “defensa del sistema democrático” con el fin de superar la crisis “juntos”, mientras, criticó que otros hacen llamamientos a las caceroladas, manifestaciones contra la Comunidad de Madrid o a colapsar la Castellana “como si estuviéramos celebrando la copa del mundo”. La líder de Cs llamó a “reaccionar ya”, porque “nos viene un Tsunami y hay que ponerse a salvo”. Ya pediremos responsabilidades de quién puso la sombrilla”, indicó a modo de simil. Con ello instó a no dejarse “arrastrar” por “los tsunamis de la confrontación” y aseguró que en esta segunda ola seguirán “haciendo lo correcto”. Incidió en que ahora tenemos “la obligación” de superar la pandemia y la crisis y no dejarnos llevar por la división y el enfrentamiento".

Sobre la polémica reforma del CGPJ que presentó PSOE y Podemos para repartirse a los jueces, insistió en que no se puede debilitar más las instituciones con una“cacicada” como esa con la que intentan hacer del Gobierno el “controlador” del CGPJ, algo que, subrayó, “puede poner en peligro las ayudas europeas para salir la pandemia”. “No hay que elegir entre el bloqueo o la cacicada, vamos a ir por la despolitización, la que nos pide Europa”, defendió.

No se come “del puño y la bandera”

La ex diputada de Vox, Malena Contestí, se definió como “liberal". Sin mencionarles directamente criticó al partido en el que militó, Vox de los que dijo qu “ellos parecían serlo, pero no”. Además, se refirió a los de Abascal como aquellos que siempre estaban más pendiente del “márqueting populista”. Llamó a romper la “retroalimentación de los extremos” porque afirmó, a la hora de cenar “no se puede comer del puño y la bandera”, recordando con ello los problemas a los que se enfrentan las familias en el día a día con la crisis de la pandemia.

Por su parte, José Miguel Saval, lamentó la corrupción del PP, partido al que perteneció y considero que este problema “no hemos sabido tratarlo”. “Me ha llegado a avergonzar el hecho de presentarme como una persona a la que le gusta la política". Consideró que la mediocridad, mentir en política o plagiar una tesis también debería ser considerado como corrupción.

El ex diputado del PSOE, Jesús Cuadrado dijo que “no reconoce" a su antiguo partido en el que militó con la propuesta de la reforma del CGPJ ya que el PSOE, dijo, “siempre fue un partido que defendió la Constitución”. Consideró que lo que ocurre es que “la ideología se está utilizando como tonelada de basura para tapar la ineptitud”.