En busca del “administrador oculto” de Neurona

Vox pide al juez que llame a declarar al ciudadano mexicano que ordenó al administrador único de la consultora contratada por Podemos pagar más de 300.000 euros a una firma desconocida

La vicesecretaria Jurídica de Vox, Marta Castro, en una imagen de archivoEduardo Parra Europa Press

La declaración del que fuera administrador único hasta enero de Neurona Comunidad, Elías Castejón, en la que se desvinculaba de la gestión de la consultora contratada por Podemos para las elecciones de abril de 2019, ha convencido a la acusación popular que ejerce Vox para reclamar al juez Juan José Escalonilla que lleve a cabo una serie de investigaciones que buscan averiguar qué personas tomaban realmente las decisiones en esta firma, según consta en un escrito de 20 de noviembre dirigido al magistrado.

«Está comprobado que el señor Elías Castejón, administrador único de Neurona, no es el administrador real de la sociedad, y que existe un administrador de hecho oculto, que controla la gestión de la sociedad sin apariencia de ocupar cargo alguno frente a terceros pero controlando de forma efectiva al administrador que es meramente formal», especifica el escrito, firmado por la abogada Marta Castro Fuertes.

El propio Castejón, según esta letrada, afirmó en su declaración, de forma «reiterada y rotundamente, que no tomaba ninguna decisión más allá de llevar la contabilidad». Y como prueba de ello el letrado del ex administrador de Neurona aportó un correo electrónico en el que se le daban instrucciones para que realizara transferencias de dinero a México.

Sin empleados

Además, en el escrito que Vox dirige al magistrado se considera «contradictorio» que la consultora contratada por Podemos «no cuente con ningún empleado, teniendo en cuenta que los socios, siempre según la declaración del señor Castejón, se encuentran en México».

La abogada de Vox sostiene, por todo ello, que hay «indicios» y «alertas de fraude más que suficientes para continuar y profundizar en la investigación, y no sólo respecto al posible delito electoral, siendo éste la punta del iceberg».

Entre estos «indicios sólidos» de la pretendida actuación irregular, la letrada de Vox alude a un contrato «simulado» de 363.000 euros del que sospecha la Fiscalía del Tribunal de Cuentas; y que el administrador de Neurona no tenga poder de decisión, «según ha declarado él mismo».

“Administrador oculto”

Este partido también considera sospechosa «la existencia de un administrador de hecho oculto (desconociendo aún el motivo), mexicano, y unos socios de los que no tenemos constancia de su participación (de ahí que haya que solicitar el acta de titularidad real de la sociedad)».

Por todo ello, y para esclarecer quién tomaba las decisiones en Neurona, Castro reclama al juez que cite a declarar como testigo al ciudadano mexicano Germán Cobos Pío, quien según la declaración del administrador de Neurona habría sido la persona que le ordenó transferir más de 300.000 euros a la empresa Creative Advice Interactive Group.

Asimismo, la letrada considera necesaria la comparecencia ante el juez de Waldemar Aguado Butanda y César Hernández Paredes, dos de los trabajadores de Neurona que habrían trabajado para Podemos durante la campaña electoral.

España y Panamá

Vox solicita también al instructor que encargue a la Policía Judicial que reclame a las entidades bancarias las cuentas que figuren a nombre de la empresa mexicana Neurona Consulting, la supuesta matriz de la española Neurona Comunidad; pero también las vinculadas a Elías Castejón y Germán Cobos Pío: «Tanto en España como en Panamá y los justificantes de movimientos de capital entre ellas».

Finalmente, la letrada de Vox pide al juez que requiera a la ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona para que le entregue el mensaje que aseguró haber enviado a Pablo Iglesias en el que le informaba de que había detectado «irregularidades» en Podemos, y que no fue tenido en cuenta por la dirección del partido, que mantuvo la decisión de destituirla de su cargo.