El gobierno vasco y central acuerdan un borrador para el traspaso de prisiones al País Vasco

Estudiarán “cómo hacer posible” la gestión y seguimiento del cumplimiento de penas y programas de tratamiento y clasificación de los internos

Prisión vasca de Martutene
Prisión vasca de MartuteneJuan HerreroEFE

Los Gobiernos vasco y central han acordado un borrador para el traspaso de prisiones a Euskadi tras intensificar conversaciones en los últimos días, según ha informado el Ejecutivo autonómico, que ha asegurado que, de esta forma, se “allana” el camino hacia la futura transferencia cuya ejecución está prevista para marzo de 2021 en el calendario consensuado el pasado mes de octubre. El Estado se reserva, en todo caso, el ejercicio de la legislación penitenciaria.

En un comunicado, el Departamento de Gobernanza Pública y Autogobierno ha destacado que ambos Ejecutivos han acercado sus posiciones en torno a un texto en el que el Gobierno de Pedro Sánchez “explicita su compromiso en el traspaso de prisiones”.

A su juicio, se trata de “un importante impulso al traspaso de la competencia de Prisiones del Estado a Euskadi”, que se ha concretado en un borrador “en el que se detallan los aspectos principales de la transferencia”.

La competencia sobre las funciones y servicios de los centros penitenciarios está recogida en el calendario de transferencias acordado el pasado octubre entre los Gobiernos vasco y central, que establece su ejecución para marzo de 2021 junto con otras once materias.

Los equipos de la consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, y el de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, han mantenido “intensas conversaciones” en las últimas semanas, según ha detallado el Ejecutivo autonómico, que han desembocado en una propuesta sobre los términos para materializar el traspaso.

En este sentido, ha indicado que los textos que se han cruzado ambas administraciones “reafirman la voluntad de esta transferencia”, con referencias “explícitas a las normas constitucionales, estatutarias y legales, que allanan y promueven el cambio de titularidad de la competencia sobre los centros penitenciarios ubicados en la Comunidad Autónoma Vasca”.

El Gobierno Vasco ha asegurado que, en adelante, la negociación se centrará en concretar las funciones y servicios que asume Euskadi, así como las condiciones, derechos y obligaciones de las instalaciones y los medios personales.

Ambas partes estudiarán “cómo hacer posible” el traspaso de la organización y la gestión de los centros penitenciarios, la gestión y seguimiento del cumplimiento de penas y programas de tratamiento y clasificación de los internos.

También analizarán las vías para hacerse cargo de la parte sociolaboral, acción social, educación y prevención y rehabilitación de drogodependencias entre los reclusos. Por su parte, el Estado se reservará el ejercicio de la legislación penitenciaria y se posibilitarán medidas de coordinación.

Las conversaciones también abordarán el traspaso de los inmuebles, el mobiliario los equipos y el material a traspasar, así como el personal que trabaja en los centros penitenciarios y su regulación laboral.

Todas estas cuestiones se trabajarán en mesas técnicas y con la participación de los departamentos sectoriales implicados, en el caso vasco, el Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, informa Ep.