La preocupante imagen de Don Juan Carlos en Emiratos

Telecinco publica una foto del padre del Rey junto a dos guardaespaldas que le ayudan a caminar por el pantalán del puerto deportivo del hotel en el que está alojado en Abu Dhabi

El programa «Viva la vida» de Telecinco publicó ayer en exclusiva una foto de Don Juan Carlos en Abu Dabi, la primera del anterior Jefe de Estado desde que dejó España el pasado 3 de agosto. Según este programa, la foto se tomó hace tres días en la capital de Emiratos Árabes Unidos. En la foto se observa al padre del Rey, que precisamente mañana cumple 83 años, caminando con ayuda de dos escoltas por el pantalán del puerto deportivo que se encuentra en el interior del Hotel Emirates Palace, lugar donde se aloja. En primer plano, a la derecha de la fotografía –que da la impresión de haberse tomado a cierta distancia– aparece un yate amarrado al mencionado pantalán y del que parece que Don Juan Carlos acaba de bajarse.

La fotografía hace inevitable una reflexión sobre la salud del anterior Monarca, cuya movilidad está claramente impedida al ser evidente que necesita la ayuda de sus dos guardaespaldas para caminar, al menos en la inestable plataforma del pantalán, lugar propicio para los resbalones. Como ya señaló este diario, una de las causas de la conveniencia del regreso del padre del Rey a España es su estado de salud ya que se trata de una persona de avanzada edad con numerosas intervenciones quirúrgicas a sus espaldas y que necesitaba de un exigente programa de rehabilitación y fisioterapia diaria para mantener la movilidad, un programa para el que el Palacio de la Zarzuela, su residencia desde 1963 hasta el pasado mes de agosto, estaba perfectamente equipado. En concreto era conocido que parte importante del programa de rehabilitación de Don Juan Carlos era caminar dentro de una piscina para fortalecer el tono muscular.

Don Juan Carlos I hizo pública su intención de no volver a España estas Navidades, como era en un principio su intención, y volver a plantear su regreso más adelante el pasado 18 de diciembre, 6 días antes del Mensaje de Navidad del Rey. Fuentes del entorno de Don Juan Carlos aseguraron entonces que todo parecía indicar que a partir de entonces Don Juan Carlos limitaría sus pronunciamientos para ayudar a despejar tensiones en la opinión pública que pudieran hacer que el mensaje de unidad que iba a lanzar el Rey a toda la nación perdiera intensidad. La cuestión del retorno del padre de Don Felipe quedó, por tanto, aplazada para después de las fiestas permaneciendo en valor la premisa que guio su salida en agosto y que primará de nuevo en la materialización de su regreso, es decir: nada se hará sin el consentimiento del actual Jefe de Estado para que, siguiendo el ejemplo de abnegación que Don Juan de Borbón dio a Don Juan Carlos durante la transición, en todo momento prevalezca el interés de la Corona y la fidelidad a su misión de servicio a España.

El Rey Felipe VI incluyó en su mensaje de Navidad unas breves palabras para reivindicar el carácter «renovador» de su reinado y marcar distancias con su padre, el Rey Juan Carlos. «Los principios morales y éticos» que reclaman los ciudadanos, recordó Don Felipe, «obligan a todos sin excepciones» y «están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales y familiares». «Así lo he entendido siempre, en coherencia con mis convicciones, con la forma de entender mis responsabilidades como jefe del Estado y con el espíritu renovador que inspira mi reinado desde el primer día», señaló en sus tradicionales mensaje a los españoles en Nochebuena.