La Policía identifica a Miguel Ricart, condenado por el crimen de Alcàsser, en una casa okupa de Madrid

Tras 20 años en prisión, salió de la cárcel gracias a la doctrina Parot y se le perdió la pista en 2013

Miguel Ricart, único encarcelado por el triple crimen de Alcàsser
Miguel Ricart, único encarcelado por el triple crimen de Alcàsser

La Policía Nacional ha puesto fin a siete años de anonimato de Miguel Ricart, el único condenado por el triple crimen de las niñas de Alcàsser. Una patrulla policial identificó este viernes al expresidiario en un edificio okupa del distrito de Carabanchel en Madrid, según ha informado el periodista de La Sexta Manuel Marlasca. Ricart mostró su DNI a uno de los agentes cuando le pidieron su documentación.

Ricart, el único condenado por los asesinatos de Toñi, Miriam y Desiré, estaba en compañía de otro individuo cuando la Policía irrumpió en el inmueble, un lugar conflictivo que ha sido denunciado varias veces por los vecinos y al que acuden pequeños vendedores de droga y toxicómanos.

La Policía suele realizar controles rutinarios para identificar a las personas que ocupan de forma ilegal el inmueble en la calle José Garrido, ya que algunas de ellas tienen pendientes reclamaciones judiciales. Según informaron fuentes policiales, el expresidiario no tiene ninguna causa pendiente con la Justicia, por lo que el policía le devolvió el DNI y la patrulla abandonó poco después el lugar.

Miguel Ricart, ‘El Rubio’, fue condenado a 170 años de prisión por los asesinatos de Miriam, Toñi y Desiré, cometidos, según la sentencia de la Audiencia de Valencia, junto a Antonio Anglés Martins, fugado desde el momento en el que se hallaron los cuerpos de las víctimas, en enero de 1993.

Ricart cumplió 20 años y diez meses de cárcel y en 2013 salió en libertad, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos derogase la doctrina Parot. Desde entonces, no se ha sabido prácticamente nada de él. Se le situó en Francia, en Cataluña, pero nada firme hasta que este viernes, cuando la Policía lo encontró casualmente en Madrid.