La Covid obliga al 45% de los CEO a cambiar el diseño de su estructura organizativa

En estudio elaborado por Antonio Ñuñez y Luis Huete analiza una muestra de 2.143 altos directivos que, en su mayoría creen que la recuperación no llegará hasta 2022

Antonio Núñez, Senior Partner en Parangon Partners
Antonio Núñez, Senior Partner en Parangon PartnersCedida A. N.

Un estudio realizado por el Antonio Núñez, Senior Partner en Parangon Partners y Luis Huete, profesor del IESE Business School, revela el impacto que ha supuesto la crisis del coronavirus en las empresas y cómo los Ceo han tenido que cambiar el diseño de su estructura organizativa. El estudio analiza aspectos como los cambios más frecuentes, quién los realiza y quién tiene el poder, en que dimensiones se basan o los principales mecanismos de coordinación. En el estudio han participado más de 2.000 CEO y primeros ejecutivos de empresas líderes en España representativos de los principales sectores de actividad. “Las empresas necesitan que sus directivos sepan diseñar con acierto estructuras organizativas, y que además hagan una supervisión cercana y eficaz de la gestión realizada por las personas que aparecen en el organigrama”, destaca Huete.

Por su parte, Núñez explica que “compartir autoridad, poder e influencia con la estructura organizativa requiere inteligencia, nobleza y generosidad”. “La decisión de compartir es lo correcto y además lo inteligente. Es una expresión del “egoísmo” inteligente que hace posible que lo bueno para la empresa acabe siendo también bueno para el que toma esa decisión”.

El cuestionario abordaba doce temas todos ellos relacionados con el diseño y buen funcionamiento de la estructura organizativa en entornos a la Covid en donde muchas empresas han tenido que modificar sus prioridades estratégicas. La encuesta ha permitido a Núñez y a Huete una primera aproximación al diseño de estructuras que se realiza en las empresas españolas y al impacto en las mismas de la crisis provocada por la pandemia.

La encuesta abarca una muestra de 2.143 altos directivos (de los cuales el 64 % son CEO, el 28 % son Directores Corporativos de Personas y el 8% altos directivos con responsabilidad sobre la estructura organizativa de las compañías). Con esta muestra se aseguraba una representación equitativa de los principales sectores, tipos de empresa (multinacional, nacional, familiar y startups) y tamaños de empresa y ha abordado cuestiones clave como los cambios más frecuentes, quien realiza los cambios y quien tiene el poder, en que dimensiones se basan o los principales mecanismos de coordinación, según destacan Núñez y Huete.

Dicho estudio concluye que un 45% de las empresas se han visto obligados a realizar cambios de envergadura en su estructura organizativa con motivo de la Covid. Los cambios en la estructura más frecuentes han sido la centralización de la toma de decisiones en un comité de crisis, el aumento de frecuencia de los comités de dirección, la potenciación del papel de las unidades de negocio para revitalizar los ingresos y el empoderamiento de los niveles jerárquicos más bajos para que tomen decisiones.

El estudio destaca cómo los CEO cuentan en el diseño de la estructura organizativa con el director corporativo de personas (56%), frente a un 25% que hace los cambios de acuerdo con su propio criterio y un 16% que se asesora con un especialista.

Además, un 65% de las empresas declaran que utiliza matrices organizativas. La capacidad de ejecución de los directivos que ocupan cargos de responsabilidad en las estructuras, indica el estudio que es equivalente al área en el que convergen su poder, influencia y autoridad. Un 83% opina que el alineamiento de su estructura organizativa con la estrategia de negocio es alto. En cuento a qué área tiene un mayor poder relativo, los encuestados indicaron las ventas en un 80%, Operaciones 79%, Controlling y Desarrollo de personas el resto.

El impacto en los mercados

Según se desprende del estudio, un 57% de las empresas de la muestra crecían más que sus competidores antes de la Covid, frente a un 7% que crecían menos y 36% cuyo crecimiento era parejo al de sus competidores. Para un 60% de las empresas el impacto de la crisis del coronavirus ha sido alto para su estrategia, frente a un 27% que consideran que ha sido bajo y un 13% medio.

Para un 74% de las empresas la pandemia va a suponer una disminución de los ingresos previstos frente a un 9% de empresas en las que el Covid hará que aumenten sus ingresos y un 17% en donde no tienen previsto un efecto en los ingresos.

Además, destacan que la pandemia, para un 66% de los encuestados ha sido la crisis más importante a la que ha tenido que hacer frente en su carrera profesional.

En cuanto a la fecha en la que la economía recuperará todo lo perdido con la situación derivada de la pandemia, la opinión mayoritaria (casi un 45%) es que será a lo largo del año 2022 seguido de un 30% que opina que será en el año 2023, 15% con posterioridad al año 2023 y un 8% que prevé la recuperación en al año 2021.