Inés Arrimadas: «Tuve más apoyos que Sánchez y Casado. Seguiré trabajando por Cs»

La presidenta de Ciudadanos dice que por responsabilidad debe seguir manteniendo una buena relación con Casado, pero señala que «hay políticos más preocupados en atacar a Cs que de atender los problemas de los españoles»

Thumbnail

No quiere entrar en polémicas con los ex de Ciudadanos que se han ido al PP. Tampoco con la dirección popular, que maniobra para desestabilizar a su partido en un momento crítico. Durante la conversación, ella admite errores y acepta hacerse autocrítica, pero niega la razón a quienes escriben por adelantado su epitafio político con la previsión de que Cs se quede fuera de la Asamblea de Madrid en las elecciones del 4 de mayo. Por cierto, pese a las presiones internas, confirma que su partido seguirá siendo en el Congreso «la alternativa» dispuesta a llegar a acuerdos, también con el PSOE, siempre que sean por el bien de los españoles.

-¿Ha vuelto a hablar con Casado desde la moción de Murcia?

-Hablamos varias veces esa semana, y por mi parte seguiré teniendo una relación correcta con él, como con muchos más dirigentes del PP y con políticos de todos los partidos. El martes me vi en Valladolid con el presidente de Castilla y León, Fernández Mañueco, y hace muy poco estuve también con los presidentes de Andalucía, Moreno Bonilla, o de Aragón, Javier Lambán. Creo que es lo que tengo que hacer y lo que debería hacer cualquier líder que quiera lo mejor para su país: intentar mantener relaciones cordiales con miembros de otros partidos.

-¿Qué responsabilidad asume en la precipitación de este proceso de descomposición de Ciudadanos?

-Niego la mayor. Ciudadanos mantiene miles y miles de cargos y afiliados por toda España, gobierna Andalucía, Castilla y León y 400 ayuntamientos, cuenta con una de las delegaciones más importantes de la familia liberal europea y representa a todos los españoles que creen en el centro.

-¿La moción de censura en Murcia no fue un error?

-Desde luego que hemos cometido errores, y no tengo problema en hacer autocrítica. Cuando se habla más de la moción de Murcia que de los escándalos de corrupción del PP que la provocaron (con tres gigas de información que incluyen troceo de contratos en manos de la UDEF, con casi 500 políticos y allegados de políticos vacunados de forma irregular...) es que algo hemos explicado muy mal. A partir de ahí, es cierto que se ha querido aprovechar la ocasión para atacar a Cs y al centro político, pero somos muchos los que seguimos defendiendo este proyecto imprescindible para España.

-¿A quién está señalando cuando dice que «se ha querido aprovechar la ocasión para atacar a Cs»?

-Hay políticos más preocupados de atacar a Cs que de ayudar a los españoles ante la peor pandemia vivida en un siglo. Yo no voy a entrar ahí. Tengo muy claras mis prioridades y por qué estoy en política. Y no es para participar de batallas partidistas, sino para tratar de ser útil a quienes no llegan a fin de mes, han perdido a un ser querido, tienen su negocio al borde de la quiebra… Me da la sensación de que todos esos españoles están muy poco preocupados de la vida interna de los partidos y muy preocupados por su futuro. Ellos son mi prioridad. Voy a dedicarme a tratar de aportar soluciones a sus problemas y a nada más.

-¿Sigue manteniendo contacto con Albert Rivera?

-Siempre he mantenido una buena relación con él.

-Entonces sabrá que él ha mejorado bastante sus relaciones con la dirección del PP. Hay hasta quien le ve como el muñidor en la sombra de la operación de absorción de Cs por parte del PP.

-Como le he dicho antes siempre he mantenido una buena relación con él. Desde que dejó la política hemos ido hablando de cuestiones personales, de cómo nos va, de cómo crecen nuestros niños, etc. Hemos sido compañeros durante muchos años, hemos compartido muchos momentos en Cataluña y en toda España.

-¿Las fugas de dirigentes de Cs al PP las puede justificar en razones ideológicas o diría que es puro mercadeo de cargos?

-Cada uno debe juzgar por sí mismo los hechos. La ideología liberal sigue siendo hoy la misma que hace un mes y la ideología conservadora sigue siendo la ideología conservadora. Quien pase de defender la primera a defender la segunda en cuestión de días es quien debe explicar por qué lo hace. Yo sigo pensando hoy, como ayer, que los partidos no deben repartirse la televisión pública, como acaban de hacer PP, PSOE y Podemos, que hay que despolitizar la Justicia, que hay que regular la eutanasia, que hay que luchar contra la corrupción de todos los partidos…. Quien haya pasado de defender esto a defender otras cosas es quien tiene que explicar por qué.

-Quienes se pasan al PP alegan, en su defensa, que la dirección de Cs «se ha vendido al PSOE».

-Es curioso que quien dice esas cosas es quien acaba de repartirse con Sánchez y con Podemos la radiotelevisión pública.

-Lo dicen también los ex de su partido, como Toni Cantó.

-Ser de centro implica que unos te llamen «facha» y otros «rojo». Lo cierto es que Ciudadanos hace una oposición firme al Gobierno. Esta misma semana se ha sabido que Bruselas investigará el escándalo del rescate a Plus Ultra gracias a una denuncia de Cs, que además de pedir explicaciones en el Congreso ha llevado el asunto a Europa. Por poner un ejemplo reciente. Pero, al mismo tiempo, hacemos una oposición útil, intentando llegar a acuerdos en plena pandemia para salvar vidas y empleos, extender los ERTE, ampliar la prestación extraordinaria de autónomos… Otros partidos, como el PP, solo se sientan con el Gobierno para repartirse RTVE y los jueces. Ahí sí que no van a encontrar nunca a Cs.

-Ciudadanos ya ha adelantado en esta campaña que volverá a apoyar a Ayuso, pese a cómo acabó de mal el Gobierno de coalición. ¿Ese apoyo por adelantado no puede promover el voto útil a favor de la candidata popular?

-Edmundo Bal es claramente el mejor presidente que puede tener la Comunidad de Madrid. Nosotros queremos que las políticas sensatas y moderadas de Ciudadanos sigan en el Gobierno. Para que eso sea así el único voto útil es a Cs. Para que gobierne el centro, hay que votar al centro. Lo mejor para los madrileños es seguir con la política económica que estaba desarrollando Cs desde la Consejería de Economía y Empleo, mantener impuestos bajos al tiempo que proteger las políticas sociales, hacer fijos a los 11.000 contratos sanitarios que han reforzado el sistema de salud esta pandemia, garantizar la transparencia en cada adjudicación pública, cuidar el medio ambiente, apostar por la ciencia… Todo eso solo se puede conseguir si Cs sigue en el gobierno. Estamos muy cerca de lograrlo.

-¿En ningún caso apoyarían a Gabilondo, ni aunque no dependiese de Iglesias?

-Es que Gabilondo e Iglesias van en pack. No tengo nada personal contra el señor Gabilondo, pero PSOE y Podemos quieren reeditar en Madrid el Gobierno de Moncloa y eso es la antítesis de lo que representa Cs. Ya gobiernan en España y no tardarían ni cinco minutos en firmar un pacto idéntico para gobernar Madrid. Si han hecho a Iglesias vicepresidente de España, ¿alguien cree que no lo harían vicepresidente de Madrid? Van en pack y es un pack peligroso. La alternativa al populismo es el centro liberal de Cs: tolerancia cero contra la corrupción, impuestos bajos y políticas sociales fuertes. Gabilondo ha estado dos años callado mientras Iglesias gobernaba España de la mano del PSOE y mientras Sánchez aprobaba los PGE de la mano de ERC y Bildu. Y ha defendido que en Madrid hay que subir los impuestos a familias y empresas, mientras nosotros queremos mantener la política que desarrollamos desde nuestro Gobierno.

-¿Y qué ofrece Cs en Madrid que no esté en el proyecto de Ayuso?

-Edmundo Bal es el único candidato que está ofreciendo un proyecto para todos los madrileños, y no para la mitad. Es la alternativa a la polarización política, que conduce a la parálisis económica además de a la fractura social. A quienes les guste la gestión económica de Madrid hay que recordarles que la Consejería de Economía y Empleo era de Ciudadanos. Y lo mismo con Políticas Sociales, Ciencia y Universidades, Transporte, Cultura, Transparencia… No es casualidad que este Gobierno no haya tenido ni un solo caso de corrupción después de lustros encadenando escándalos en el PP de Madrid. Todo eso está en juego el 4 de mayo.

-¿Sánchez puede seguir contando con sus votos en el Congreso?

-Uno de los grandes problemas de España es que PSOE y PP jamás han llegado a un acuerdo de estado para aprobar unos Presupuestos, reformar el sistema educativo o aumentar la inversión en Ciencia. Solo han pactado para taparse la corrupción y repartirse RTVE y a los jueces. También han compartido pactos con los nacionalistas, muy nocivos para nuestro país.

-¿Eso quiere decir que sigue abierta a volver a pactar con el PSOE en el Parlamento?

-En el Congreso hay ahora una alternativa sensata que dialoga para salvar vidas y empleos en plena pandemia y que se guía por el interés general de los españoles, no por el interés del bipartidismo.

-¿Los Gobiernos de coalición en Andalucía y Castilla y León se mantendrán pase lo que pase en las próximas elecciones de Madrid?

-Son gobiernos que funcionan, están cumpliendo los acuerdos que les dieron lugar y tienen mucho futuro por delante. Son dos comunidades muy importantes de España y aprovecho la oportunidad para felicitar a ambos Ejecutivos. En Castilla y León acabamos de lograr la supresión del Impuesto de Sucesiones. Después de 34 años de gobiernos en solitario del PP, que lo han mantenido, por fin conseguimos eliminarlo gracias a Cs. Andalucía ha pasado de ser la región con más paro de España a la región que más empleo crea. Y es Cs quien lleva la Consejería de Empleo. Por citar algunos de los logros que están dejando esos dos Gobiernos.

-Habrá escuchado decir que usted dimitirá si Cs se queda fuera de la Asamblea de Madrid.

-Hace menos de un año que se celebró la Asamblea General, donde abrimos la nueva etapa del partido después de que mis compañeros me eligieran presidenta con un abrumador apoyo en primarias. Apoyo mucho mayor al que obtuvieron otros líderes en sus respectivos partidos, como Sánchez o Casado. Estos meses, además, han coincidido con la pandemia y por lo tanto no hemos podido desarrollar el proyecto que salió diseñado de aquel congreso. Pienso dedicar mis mejores esfuerzos a implementarlo, a cumplir con mis compañeros y con los españoles, a ofrecer soluciones a los problemas reales de la gente.

-¿No dimitirá?

-Ya le he dicho que voy a seguir dedicada a ejecutar nuestro proyecto.

-Vistos los resultados, ¿la política de pactos de Cs tras las últimas elecciones fue un error?

-A mí me gusta más mirar al futuro que al pasado. Como digo, llevo apenas un año en la presidencia de Cs y han sido 12 meses marcados por una pandemia y crisis terribles en nuestro país. Cs está siendo útil desde los gobiernos y desde la oposición, ayudando en todas partes a tomar medidas buenas para los españoles. También en el Parlamento Europeo. Hemos acordado Presupuestos con gobiernos como el de Aragón o el de Asturias, que no son de nuestro color político, a cambio de reformas y ayudas. También hemos impulsado acuerdos transversales a nivel nacional y realizado una gestión responsable desde nuestros Ejecutivos autonómicos y municipales. Y así vamos a seguir, con una única brújula: el interés general de los españoles.

-¿Cuál es la mayor traición que ha sentido en estas semanas? Lo que más le ha dolido.

-A mí lo que más duele es ver que en mi país el Gobierno no es capaz de diseñar una estrategia de vacunación nacional, que los fondos europeos puedan repartirse a dedo, que tantas empresas hayan tenido que cerrar, que haya 6 millones de españoles que quieren trabajar y no pueden… Y, mientras tanto, los viejos partidos no se ponen de acuerdo en nada e incluso dedican energías a atacar a Ciudadanos.

-Génova dice que maneja una lista amplia de más cargos de Cs que se pasarán a sus filas. ¿Le consta?

-La lista que manejo yo es la lista de espera en sanidad o dependencia, la lista de investigadores que no tienen oportunidades en España y tienen que irse al extranjero, la lista de escándalos de corrupción de PSOE, PP y nacionalistas que nos cuestan miles de millones al año… Esas son las listas que me preocupan de verdad.

-¿Qué piensa hoy de Pablo Casado?

-Quien me conoce sabe que yo mantengo buena relación con todo el mundo. Los líderes de partidos nacionales debemos tener esa relación cordial. Igual que debo mantener buena relación con otros dirigentes del PP y con otros líderes de otros partidos. Es lo responsable.