Policías se quejan ante la Unión Europea de la “inacción” del Gobierno en el Campo de Gibraltar

El SUP denuncia la impunidad de las bandas que operan en la zona que llegan a hacer fuego real contra los agentes

Un furgón de la Policía en los disturbios de La Línea
POLICÍA NACIONAL
13/05/2021
Un furgón de la Policía en los disturbios de La Línea POLICÍA NACIONAL 13/05/2021 FOTO: POLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado ante la comisaria de Interior y Migraciones de la Unión Europea “la grave situación de acoso y violencia que viven los policías destinados en El Campo de Gibraltar por parte de las bandas del crimen organizado”. En una carta dirigida a la titular de este departamento, Ylva Johansson, informa de “los graves acontecimientos que se registran en esa zona, con agresiones continuas y disparos con munición real sobre los efectivos policiales”.

“Desde el SUP solicitamos en Europa el apoyo que aquí se nos niega para la puesta en marcha de medidas urgentes que corrijan tan alarmante situación. Como ya es de conocimiento público, los ataques están alcanzando una virulencia que jamás se había visto. Dichos ataques comprometen seriamente la lucha legal contra las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas e inmigración ilegal”.

“Aunque las medidas adoptadas hasta ahora en el ámbito de la lucha contra la criminalidad organizada hayan avanzado respecto a la situación inicial, los medios humanos y materiales disponibles no son suficientes. Urge recuperar el principio de autoridad y, por ello, pedimos ayuda en Europa para que el Gobierno de España declare El Campo de Gibraltar como “Zona de Especial y Singularidad” al objeto de consolidar el arraigo de la plantilla y mejorar su productividad. Una medida que incluye un baremo reforzado para quienes prestan servicio allí, el aumento de retribuciones y de permisos especiales”.

En la denuncia del SUP se subraya el sentido de la impunidad de los delincuentes y la falta de una respuesta contundente de las instituciones provoca en los policías un claro sentimiento de abandono, frustración y desapego de localidad gaditana de La Línea y su zona de influencia. Amenazados ellos y sus familias, sin medios para luchar contra las bandas, los policías no pueden defender a la ciudadanía si ven peligrar la integridad física de sus familias. Los mandos no permanecen más de seis meses en sus destinos y los grupos de investigación cambian cada año, porque sus integrantes piden destinos más favorables”.