Sánchez aboga por el “diálogo” y la “concordia” en la concesión de los indultos

El presidente pide “no quedar atrapados en la venganza la revancha” y demanda “lealtad” al PP que ya avanza una ofensiva política y judicial

Thumbnail

A la espera de culminar los trámites legales requeridos, se espera para finales de semana el informe del Tribunal Supremo, el Gobierno comienza a allanar el terreno para la concesión de los indultos. Si el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, aseguraba ayer que hay que “normalizar” la concesión de la medida de gracia, hoy ha sido el presidente del Gobierno quien se ha mostrado cristalino desde Bruselas. No es baladí que haya elegido precisamente la capital europea como emplazamiento para hacer su diagnóstico, dado que desde Moncloa se asegura que en la UE no se entiende que en España haya políticos en prisión.

Sánchez ha comparecido al filo de las cinco de la tarde para hacer una defensa de los indultos como palanca para el “reencuentro”. Sin resolver qué hará finalmente el Ejecutivo, sí ha asegurado que en su decisión “pesarán” “principios y valores constitucionales” como son “la concordia, el diálogo, el entendimiento y la superación de una crisis que desgarró no sólo la sociedad catalana, sino también el conjunto de la sociedad española en el año 2017”. Por el contrario, el presidente ha pedido no quedar “atrapados en la venganza y la revancha” que no llevan a nada.

En este punto, Sánchez ha pedido también “lealtad” al principal partido de la oposición, recordando que el PSOE con él a la cabeza apoyó a Mariano Rajoy en 2017 cuando optó por aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña tras el desafío soberanista. “Ojalá yo tuviera la lealtad que tuve con Rajoy. Hay que mirar al futuro, aprender de los errores y abrazar los valores constitucionales”, ha demandado.

El PP ya ha avanzado una ofensiva judicial y política contra el Gobierno, si se concede la medida de gracia, e incluso ha condicionado su apoyo pendiente para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Sobre esta negativa del Partido Popular a llegar a un acuerdo, Sánchez ha deslizado que el principal partido de la oposición está utilizando esto “como excusa para no cumplir con sus obligaciones constitucionales”. Más vehemente ha sido la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que directamente ha acusado a los populares de “chantaje”.

Se espera que el Tribunal Supremo emita su informe no vinculante esta semana. El presidente del Gobierno tampoco ha aclarado si estos indultos pueden ser condicionados, pero ha resaltado que el Ejecutivo se enfrenta a 11 expedientes distintos, con diferentes condenas y que el Gobierno analizará “todas y cada una de ellas”.

Por el interés general

Antes de la rueda de prensa de Sánchez, desde Moncloa, la portavoz del Gobierno también deslizaba algunos mensajes en la misma clave, aunque menos contundentes. María Jesús Montero aseguraba que “el Gobierno va a velar por el interés general”, con lo que ya anticipaba que la medida de gracia se circunscribiría en un criterio político. Aunque Montero pedía no avanzar nada porque no tenían todavía todos los informes ni la decisión estaba adoptada sí ha querido puntualizar que el Gobierno va a defender “lo mejor para el interés de España cumpliendo la legalidad vigente y con todas las garantías”. También el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se ha referido al asunto a preguntas del PP en la sesión de control al Gobierno en el Senado, donde ha asegurado que el Ejecutivo “dará la cara” para explicar la medida de gracia, en caso de concederla.