Irene Montero apuesta por perdonar (también) económicamente al mundo independentista

Este martes, el Tribunal de Cuentas dará a conocer la factura del procés por el supuesto desvío de dinero público para promocionar el desafío soberanista en el exterior entre 2011 y 2017

La ministra de Igualdad, Irene Montero
La ministra de Igualdad, Irene MonteroMINISTERIO DE IGUALDAD MINISTERIO DE IGUALDAD

Después del indulto a los líderes del próces al delito de malversación, la cuota morada en el Gobierno defiende también el perdón económico al mundo independentista. Así lo ha defendido esta mañana la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien ha abogado por “eliminar” las causas contra ex altos cargos independentistas ante el Tribunal de Cuentas y dejar “protagonismo absoluto” a la “política, el diálogo y el acuerdo”.

Y es que el órgano fiscalizador dará a conocer mañana la cantidad a la que asciende la liquidación provisional por su responsabilidad en el presunto desvío de fondos para las “embajadas catalanas” y al Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña. Como adelantó LA RAZÓN, el Tribunal de Cuentas cifra en al menos otros cuatro millones de euros el supuesto desvío de dinero público para promocionar el desafío soberanista en el exterior entre 2011 y 2017. Una cantidad que se suma a los 4,1 millones que ya tuvieron que afianzar los líderes del desafío soberanista y ex altos cargos de la Generalitat ante el Tribunal de Cuentas por la organización del 1-O.

Ante este proceso que se conocerá este martes, la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una entrevista en TVE se ha mostrado partidaria de prescindir de “todo lo que no sea eminentemente político” al considerarlo “dificultades” y “piedras en un camino” que el Gobierno va a recorrer “sí o sí”, informa Ep.

Para los morados se debe abogar por “dejar de judicializar o convertir en un problema administrativo” una cuestión que, dice Montero, debería ser política y que debe “resolverse mediante los instrumentos”, precisamente, de la “política, el diálogo y el acuerdo”. Así, preguntada por la cuestión, la ministra de Igualdad ha sido clara en sus planteamientos. “Permítame que sea prudente, creo que es mejor hacer que decir, pero soy bastante clara cuando digo que soy partidaria de eliminar todo lo que no sea eminentemente, protagónicamente político”, ha repetido.

Unas declaraciones que chocan con el planteamiento defendido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, esta misma mañana, quien ha mostrado su “absoluto respeto” por el trabajo del Tribunal de Cuentas en las causas contra los organizadores del procés, y ha asegurado que “nunca” han dado ni van a dar “instrucciones” desde el Ejecutivo.

Será este martes cuando los ex presidentes de la Generalitat Carles Puigdemont y Artur Mas, el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras y otros 33 altos cargos de la Administración catalana, entre ellos una docena de delegados de las “embajadas” en el extranjero, deberán comparecer en la sede del Tribunal de Cuentas.