El gerente del hospital donde Ghali estuvo ingresado dice al juez que no sabe si pagó la factura

El director de la oficina de la Presidencia de La Rioja declara que Concha Andreu le encargó que se pusiera en contacto con Exteriores para coordinar el traslado de un paciente por razones “humanitarias”

Tras regresar de España, Ghali fue ingresado en un hospital de Argel, donde fue recibido por el presidente Abdelmadjid Tebboune
Tras regresar de España, Ghali fue ingresado en un hospital de Argel, donde fue recibido por el presidente Abdelmadjid Tebboune FOTO: ALGERIAN PRESIDENCY HANDOUT EFE

El gerente del hospital San Pedro de Logroño, donde Brahim Ghali estuvo ingresado enfermo de Covid desde el 18 de abril al 1 de junio -lo que provocó una grave crisis diplomática y migratoria con Marruecos-, ha asegurado al juez que investiga la entrada en nuestro país del líder del Frente Polisario que desconoce si Ghali pagó la factura e incluso el importe de la misma.

Así lo ha asegurado, según fuentes jurídicas, el gerente del SERIS (Servicio Riojano de Salud), Alberto Lafuente, en su declaración como testigo -a través de videoconferencia- ante el titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, Rafael Lasala.

A raíz de las palabras del testigo, las acusaciones populares han pedido al instructor que requiera al gerente esa factura y la aclaración sobre si Ghali pagó o no el coste de su hospitalización, como se comprometió a hacer por escrito tal y como informó LA RAZÓN. Sin embargo, Lasala les ha instado a presentar esa petición por escrito antes de pronunciarse sobre la misma.

Ghali se comprometió a asumir los costes en un impreso para la atención a pacientes no financiados en el sistema nacional de salud. Y es que, pese a que tiene DNI en vigor desde 2006, eso sí, con su verdadero nombre, Gali Sidi-Mohamed Abdelyelil (lo renovó en Talavera de la Reina en junio de 2016), se registró con un pasaporte argelino falso a nombre de Mohamed Benbatouche.

Pero ni el gerente del hospital ni el entonces responsable de la UCI del centro hospitalario, el doctor Fernando Martínez Soba, se dieron cuenta de que se había registrado con pasaporte falso (que fue expedido por Argelia el mismo 18 de abril) hasta que se enteraron días después por la prensa de que se trataba de Ghali. Eso es al menos lo que han declarado en su comparecencia judicial, en la misma línea de lo que ya aseguraron a la Policía. Ambos han asegurado igualmente no recordar si la ambulancia de Ghali llegó al hospital escoltada por un dispositivo policial.

Concha Andreu dio instrucciones dos días antes

Ante el juez también ha declarado el director de la Oficina de Presidencia del Gobierno de La Rioja, Eliseo Sastre, igualmente como testigo. Sastre ha explicado que el 16 de abril por la mañana la presidente riojana, Concha Andreu, le dio instrucciones para que se pusiese en contacto con el jefe de gabinete de Exteriores -Ángel Villarino (imputado en la causa al igual que a la ex ministra Arancha González Laya)- para el traslado de un paciente en un asunto de “cooperación humanitaria”. Pero según el testigo -a quien el juez ha preguntado al respecto en dos ocasiones- la presidenta regional no le dijo que se tratase de Brahim Ghali.

Tras recibir ese mandato, ha añadido, pidió al gerente del SERIS que preparase una cama en el hospital San Pedro para una persona sin identificar. El mismo día 18, ha contado, le trasladó que iba a llegar por la tarde, aunque no identificó al paciente en ningún momento.

Nadie reparó en el pasaporte falso

Asimismo, el testigo ha explicado que el 23 de abril le llamó Villarino para interesarse por la identidad con la que se había registrado Ghali en el hospital, por lo cual le envió una copia del pasaporte por correo electrónico. Pero no reparó en que la identidad era falsa. “No lo miré”, ha dicho según esas mismas fuentes.

Al responsable de la UCI sí le llamó la atención al revisar el historial médico -ha asegurado-que el nombre de Benbatouche no coincidía con el de Mohamed Abdallah que constaba en uno de los informes médicos que traía el enfermo de médicos argelinos. Pero no fue hasta el 22 de abril, ha detallado, cuando se enteró por la prensa de que el paciente era en realidad el líder del Frente Polisario.

Ante el juez no ha comparecido la encargada del servicio de admisiones del hospital, que ha esgrimido que su citación es un error al ser ella una enfermera y no tener responsabilidad en ese departamento. Ahora, el juez tendrá que citar a la funcionaria que tramitó ese ingreso para esclarecer si Ghali aportó un pasaporte falsificado o una mera fotocopia.

Declaraciones policiales

Tanto el gerente del hospital como el responsable de la UCI ya declararon ante la Policía en la Brigada Provincial de Información de Logroño en relación a la llegada de Ghali al centro. El responsable de la Unidad de Cuidados Críticos explicó que el 16 de abril el gerente le comentó que “probablemente necesitará una cama libre en UCI para un paciente Covid que proviene del extranjero”, aunque no sabía el día preciso en que iba a llegar, “posiblemente el día 17 o 18″.

Lafuente la trasladó en ese mensaje a través de WhatsApp que “un amigo suyo” le ha pedido esa cama UCI. Ese amigo era Eliseo Sastre, quien según contó a la Policía el propio gerente del Servicio Riojano de Salud le consultó “si era posible ingresar a un paciente en el hospital”, confirmándole después el día y la hora que llegaría al aeropuerto de Zaragoza. En manos del gerente del SERIS quedó la coordinación del traslado en ambulancia medicalizada y el posterior ingreso de Ghali.

Según se desprende de ese atestado policial, 24 horas antes de que el avión que traía a Ghali llegara a España, Lafuente confirmó al responsable de la UCI “que esa persona va a ser ingresada sin conocer aún el momento de su llegada”. Ya el 18 a mediodía, el gerente hizo saber al jefe de la UCI que “a lo largo del día le podrá decir algo” del paciente, que se encuentra “intubado” y no sabe si “está en condiciones de viajar”. Minutos más tarde, a las 12:21, le informó de que llegaría “esa misma tarde y que necesita la habitación que le solicitó previamente”.

“No le podía decir quién era”

Poco después, Lafuente precisa al doctor Martínez Soba, a través de una llamada telefónica, que el misterioso paciente viene en un vuelo procedente de Argelia “que aterrizaría en el aeropuerto de Zaragoza” y que ha coordinado con el responsable del 061 en La Rioja el desplazamiento de una ambulancia medicalizada desde el aeropuerto hasta el hospital. Se trata, le dice, de un “tema de cooperación internacional y de ayuda humanitaria”, pero no le revela su identidad porque “no le podía decir quién era”.

Al responsable de la UCI le sorprendió “que la identidad de Mohamed Benbatouche” -identidad falsa con la que Ghali se registró en el hospital- “no se correspondía con los datos que figuraban en estos informes” aportados por el servicio de ambulancia que realizó el traslado. pero según contó el médico, no fue hasta el 22 de abril cuando se enteró “a través de la prensa digital, tanto él como el resto de componentes de la UCI”, de que se trataba de Brahim Ghali, a quien además “pudo reconocer fotográficamente”.

En esa misma línea, el gerente del hospital San Pedro afirmó a los agentes que también supo después “a través de la prensa” que el paciente trasladado desde Zaragoza era Brahim Ghali. Antes, subrayó, “no tenían ningún conocimiento ni le prestó más importancia” a sus datos de filiación.

Lafuente dijo desconocer qué documento aportó Ghali para registrarse en el centro hospitalario, algo que impidió a los investigadores determinar si el líder del Frente Polisario presentó un pasaporte o una mera fotocopia al registrarse en el servicio de admisión del centro.