Policías exigen a Marlaska “más contundencia” para terminar con los homenajes a etarras

Alertan de la aparición de nuevos grupos como ATA, Jardun, GKS o IBIL, todos ellos herederos de ETA

Un grupo de personas participa con pancartas y banderas en un homenaje a los etarras Henri Parot, Pagoaga Gallastegui, y Eugenio Barrutiabengoa, en Mondragón
Un grupo de personas participa con pancartas y banderas en un homenaje a los etarras Henri Parot, Pagoaga Gallastegui, y Eugenio Barrutiabengoa, en Mondragón FOTO: H.Bilbao Europa Press

Los actos de homenaje a miembros de la banda terrorista ETA durante 2021 han creado un profundo malestar. Según datos de la asociación de víctimas del terrorismo COVITE, durante el año pasado se realizaron 282 actos de apoyo a ETA, un 46 por ciento más que los celebrados en 2020. Además, esta asociación ha indicado que han aparecido un 193% más de pintadas y pancartas en apoyo a ETA y sus miembros, localizándose un total de 158 pintadas y pancartas.

“Unos actos de apoyo que hemos podido ver sin ir más lejos esta pasada nochevieja, en la que se llevaron a cabo varios homenajes a etarras y pidiendo el acercamiento de presos de la banda terrorista al País Vasco”, señalan desde el sindicato policial JUPOL. Por este motivo, exigen al Ejecutivo de Pedro Sánchez, y más en concreto al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que ponga en marcha todas las medidas necesarias “de forma inmediata y contundente” para dotar de los instrumentos necesarios a la justicia para poder prohibir todos los homenajes a etarras que se intenten llevar a cabo.

En memoria de 829 asesinados por ETA

Para JUPOL, estos hechos suponen “un auténtico insulto al Estado de Derecho”. Y más aún, en un país “que ha sufrido de forma reiterada el golpe del terrorismo”, en el que la banda terrorista ETA asesinó a 829 personas, de las cuales 519 eran miembros de Fuerzas de Seguridad del Estado, 203 guardias civiles, 183 policías nacionales, 103 militares y 30 policías locales.

“Merecen que su memoria sea honrada por las instituciones y no vilipendiada en homenajes a los verdugos que sembraron el terror en toda la sociedad”, relata el secretario general de JUPOL, Aarón Rivero. Asimismo, ha destacado el especial daño causado por ETA a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, siendo los más golpeados por la banda terrorista con más de 500 víctimas mortales y los últimos objetivos de la organización con los asesinatos de los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá en el Atentado Palmanova en 2009, del policía nacional Eduardo Antonio Puelles asesinado con una bomba lapa en Arrigorriaga en 2009 y del policía francés Jean Sergè Nerín, asesinado en 2010 mientras realizaba el seguimiento a unos etarras.

La lucha contra ETA continúa

Pese al teórico cese de actividad anunciado por la banda terrorista ETA, aún se siguen produciendo acciones de lucha antiterrorista por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como por ejemplo la desarticulación a finales de abril de 2021, en Navarra, por parte de la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía Nacional de Navarra de un grupo de kale borroka cercano a ATA (Amnistía Ta Askatasuna), una escisión de la banda ETA y que aboga por continuar el proceso iniciado por ETA y que buscaba la independencia del País Vasco.

El secretario general de JUPOL ha destacado “la labor de las brigadas de información de la Policía. Nacional, que con su trabajo han favorecido la desarticulación de la organización terrorista”. Un golpe contra los herederos de ETA que, a su juicio, “supone una demostración de la importante lucha antiterrorista que se sigue llevando a cabo por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y por otro lado, de la necesidad de seguir manteniendo un cierto nivel de alerta ante posibles conatos de movimientos que pretenden retomar la actividad terrorista en nuestro país”.

Un golpe importante a la estructura de los herederos de ETA, lo que según Rivero “supone una demostración de la importante lucha antiterrorista que se sigue llevando a cabo por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y por otro lado, de la necesidad de seguir manteniendo un cierto nivel de alerta ante posibles conatos de movimientos que pretenden retomar la actividad terrorista en nuestro país”.

En este sentido, el sindicato alerta de que existen más grupos nacidos tras la teórica disolución de ETA. Grupos como Jardun o Gazte Koordinadora Sozialista (GKS), IBIL o la anteriormente citada ATA, organizaciones que estarían tras los homenajes a etarras celebrados últimamente y que según se ha podido saber por las investigaciones policiales podrían estar intentando retomar la violencia de ETA.

Durante la desmantelación del grupo de kale borroka cercano a ATA en Navarra se incautaron, entre otros efectos, manuales para la confección de explosivos, un esquema gráfico para la confección de cóctel molotov tipo químico, cinco cohetes modelo trueno, un puño americano, dos defensas extensibles metálicas, información para evitar el control policial, propaganda de GKS y numeroso material informático.

Homenajes a las víctimas no a los verdugos

Por todo ello, JUPOL ha solicitado a la División de Formación de la Dirección General de la Policía la creación en la Escuela Nacional de Policía de Ávila del seminario anual “50 años de terrorismo en España” destinado a los alumnos y al público general en homenaje a las víctimas de la banda terrorista.

La organización sindical considera que 829 asesinados de los cuales 183 policías nacionales justifican más que de sobra la puesta en marcha de este seminario para honrar la memoria de todas las víctimas y de todos los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que dedicaron su carrera profesional a luchar contra la lacra del terrorismo en España.

Desde el sindicato ya se han iniciado los contactos con diversas asociaciones de víctimas del terrorismo, que han manifestado su plena disponibilidad a participar en el mismo.