Los sangrientos asesinatos de ETA: hasta un muerto cada 96 horas

Cincuenta años de terror y barbarie, en cifras: 857 asesinados, 2.597 heridos, 3.571 acciones terroristas y 86 secuestrados

Atentado de la banda terrorista contra la Casa Cuartel de Zaragoza, en diciembre de 1987
Atentado de la banda terrorista contra la Casa Cuartel de Zaragoza, en diciembre de 1987JAVIER CEBOLLADAEFE

La última vez que ETA cometió un asesinato fue el 16 de marzo de 2010. La víctima era un policía francés llamado Jean-Serge Nèrin y murió tras un tiroteo con tres etarras, que intentaban robar en un concesionario de coches. Meses después, el 20 de octubre de 2011, la banda terrorista anunciaba el “cese de su actividad armada”. Más de cincuenta años de barbarie y terror, que dejaron como legado 857 crímenes y miles de víctimas.

El 7 de junio de 1968 era asesinado el guardia civil José Pardines Arcay, convirtiéndose así en la primera víctima de la banda terrorista. Los etarras Echebarrieta e Iñaki Sarasqueta viajaban en un Seat 850 camino de Beasain. En el kilómetro 446, a la altura de Villabona (Guipúzcoa) se encontraba la pareja de la Benemérita formada por Félix de Diego Martínez y el propio Pardines, que decidió dar el alto al vehículo por resultarle “sospechoso”. El etarra Sarasqueta narraba años después lo que sucedió después. el guardia civil nos daba la espalda. Estaba de cuclillas mirando el motor en la parte de atrás y susurró: Esto no coincide. Txabi sacó la pistola y le disparó. Cayó boca arriba. Volvió a dispararle tres o cuatro tiros más en el pecho”. Por aquel entonces ETA aún no había tomado la decisión de matar, fue el comienzo de una guerra sin cuartel que duró cinco décadas.

Y es que la historia de ETA se traduce en cifras: 3.571 acciones terroristas, 857 asesinados, entre ellos 59 mujeres y 22 niños, 2.597 heridos reconocidos, 86 secuestrados, 157.000 personas que se vieron obligados a marcharse del País Vasco o 15.000 empresarios extorsionados.

Los años más sangrientos

En sus años más aciagos (1978,1979 y 1980), la banda escribió las páginas más negras de la historia de España. En 1980, ETA llegó a matar a una persona cada 96 horas. En 12 meses, asesinó a 92 personas y dejó malheridas a más de 70.

El cineasta bilbaíno, Iñaki Arteta, siempre comprometido con las víctimas de ETA, hizo un largometraje, “1980″, un detallado recorrido por los denominados «años de plomo». Un documental en el que hijos, nietos, esposas y amigos de víctimas, al menos una veintena, contaban cómo abatieron a su marido, cómo se llevaron a su padre de casa ante sus ojos, cómo algún paisano en mitad de una plaza gritaba «¡éste esta vivo!» para que lo remataran, cómo la muerte irrumpía en un restaurante o en un bar... cualquier momento de un año en el que el saldo era de un muerto cada cuatro días. Militares, guardias civiles, policías, políticos... cualquier objetivo era prioritario.

Un 44% de asesinatos sin resolver

En plena actualidad, con el doble rasero de Arnaldo Otegi, que en apenas 24 horas pide perdón a las víctimas, sin condenar atentado alguno, mientras alega que le hace el juego al Gobierno para conseguir sacar de la cárcel a los 200 presos de ETA, vuelve a surgir el debate de la impunidad. Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), siempre han exigido que se resuelvan los 379 asesinatos de la banda terrorista, que aún no tienen respuesta, según los datos de Dignidad y Justicia. O lo que es lo mismo, en casi la mitad de los asesinatos (44%), no se ha condenado a un autor material.