Casado critica las marchas por los presos de ETA: “No puede ser que 850 víctimas vean manifestaciones en apoyo a sus asesinos”

El presidente del PP carga contra el Gobierno por permitir las manifestaciones y avisa de que no defenderá la reforma laboral de Sánchez. “Es un bluf”

Las marchas por los presos de ETA que se producirán esta tarde para exigir más beneficios para los etarras cuenta con el rechazo frontal por parte del Partido Popular. Cerca de 200 protestas hay convocadas para este sábado con el objetivo de cambiar “la actual política penitenciaria” y “mantener activa la reivindicación del fin de la política penitenciaria de excepción, así como el “desbloqueo de la progresión de segundo a tercer grado” o del “disfrute de permisos penitenciarios y de la libertad condicional”, y la reivindicación de “continuar avanzando en pro de la convivencia y la paz, con responsabilidad, respeto y empatía”.

Unas marchas que estarán secundadas por los socios del Gobierno tanto en Moncloa y en el Congreso. Y ante las que el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha reaccionado esta mañana durante su intervención telemática en la convención intermunicipal en Castilla y León, “No puede ser que 850 víctimas vean hoy esas concentraciones en apoyo de sus asesinos ni que el Gobierno de España dependa del partido que no los condena”, ha criticado el presidente del PP, quien ha criticado la “impunidad”. “Esa impunidad nos llega al corazón”, ha lamentado para cargar contra el Gobierno que “depende de Bildu, partido que nunca ha condenado los asesinatos de ETA”. Casado ha admitido que “ETA ya no mata, pero eso no quiere decir que haya que darles nada por haber tenido que dejar de matar por haber sido derrotado”, Casado ha hecho suyas las palabras del rey en la Pascua Militar y ha coincidido en que “el pilar de la democracia son las víctimas del terrorismo”.

Durante su intervención, el líder del PP, también ha cargado contra la reforma laboral que el Gobierno pretende aprobar con sus socios y sobre la que el líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a sus socios de investidura para aprobarla. Casado se ha preguntado “¿porque solo deroguen un 10% de nuestra reforma tenemos que aprobar su derogación?”, y ha asegurado que el Gobierno “ni siquiera nos ha llamado” para tratar la reforma. Ha afirmado que la citada medida “llega en el peor momento” porque lideramos las cifras de paro y no responde a las verdaderas necesidades del mercado.

Ante la votación en el Congreso de los Diputados de la reforma laboral, Casado ha aventurado el “no” de su grupo parlamentario. “Para eso, que no cuenten con el PP”, ha dicho. A juicio de los populares la reforma laboral es “un bluf” y aboga por implantar la mochila austríaca porque el país necesita más flexibilidad.

Censura a Garzón

Por otro lado, y sobre las polémicas declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, contra las macrogranjas, el Partido Popular ha registrado una batería de preguntas en el Congreso de los Diputados para saber si el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos imposibilita al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para cesar al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus “continuas declaraciones en contra de los intereses de España”.

Casado ha exigido a Sánchez su cese por sus “ataques a agricultores y ganaderos”. “Pido una rectificación, una disculpa, que se asuman responsabilidades”, ha demandado Casado. Así, ha explicado que si Sánchez “no puede” cesarle, “tendrá que asumir su responsabilidad de que no es capaz de cambiar su Gobierno porque depende de los partidos radicales”.