Podemos ampara las marchas a favor de los presos de ETA

Defienden los acercamientos junto a los socios de Sánchez en el Congreso, como ERC, Bildu y PNV

Un hombre con una pancarta en una movilización en apoyo a los presos de ETA, a 31 de diciembre de 2021, en Pamplona, Navarra
Un hombre con una pancarta en una movilización en apoyo a los presos de ETA, a 31 de diciembre de 2021, en Pamplona, Navarra FOTO: Eduardo Sanz Europa Press

Las manifestaciones convocadas por Sare que tendrán lugar hoy en País Vasco y Navarra para exigir más beneficios penitenciarios para los presos de ETA cuentan con el aval explícito de Unidas Podemos, socio minoritario del Gobierno. Una cita también aplaudida por los socios parlamentarios que sustentan a Pedro Sánchez. PNV, Bildu, ERC, Junts, la CUP, EL BNG, Omnium, Consell per la República, entre otros, junto a los sindicatos ELA, LAB, UGT, CC OO, STEILAS, ESK, ETXALDE, HIRU, CGT, CNT, ENHE.

Así ampararán las marchas proetarras que se sucederán hoy con el aval de la Justicia, que no prohíbe la convocatoria al no ver indicios de «apología» de la banda terrorista ni de «humillación» a las víctimas. Las principales asociaciones de víctimas habían solicitado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la prohibición de las mismas. Sin embargo, el titular del Gobierno defendió ayer la aplicación de la legislación penitenciaria a los presos etarras como se aplica cualquier otra ley en un Estado de derecho, «con parámetros de legalidad y con el control jurisdiccional oportuno».

Las protestas tienen por objetivo reclamar un «cambio de la actual política penitenciaria» y «mantener activa la reivindicación del fin de la política penitenciaria de excepción», así como el «desbloqueo de la progresión de segundo a tercer grado» o del «disfrute de permisos penitenciarios y de la libertad condicional», y la reivindicación de «continuar avanzando en pro de la convivencia y la paz, con responsabilidad, respeto y empatía».

A pesar de las reclamaciones de los presos de ETA, los morados celebran las marchas. Fuentes de Podemos explican que el partido vasco celebra «que en el Estado está dando los pasos importantes y significativos para la aplicación exclusiva de una legislación ordinaria y una política penitenciaria normalizada en Euskadi, superando definitivamente lógicas de un pasado afortunadamente ya superado». Los morados recuerdan que defienden el acercamiento de los presos a su lugar de origen o de residencia de sus familiares, así como «asegurar un trato humanitario, así como avanzar en políticas de justicia restaurativa que faciliten la reinserción social».

Unos pasos que «responden a fundamentos básicos de un estado de derecho democrático», responden las mismas fuentes. De igual modo, exigen que los presos deben «avanzar en el rechazo a la violencia». «Las políticas de justicia restaurativa son una buena oportunidad para la reparación del importante daño causado a las víctimas y es una aportación necesaria de las personas presas a la convivencia en Euskadi», mantienen. Aún así, en Podemos piden que cesen los homenajes públicos a los etarras, más conocidos como «ongi etorris» porque «dañan a las víctimas y a la sociedad en general. La diputada de Unidas Podemos por Guipúzcoa, Pilar Garrido, denunció ayer en declaraciones a Ep que estos homenajes «no ayudan a cerrar las heridas, a construir una sociedad más cohesionada y a trabajar en un proceso de construcción de paz y convivencia», dijo Garrido.

Desde Sare dejaron ayer claros los objetivos de la marcha. Consideran que este debe ser un año decisivo en el «cambio de la actual política penitenciaria» y «para acabar con el sufrimiento y continuar avanzando juntos y juntas, en este camino de construcción de un futuro mejor. Y esto lo tenemos que hacer juntos y juntas». La plataforma que reúne a los familiares y al entorno de la banda terrorista recalcan la «necesidad y la importancia de salir a la calle», y exigen el «acercamiento de todos y todas las presas vascas sin excepción y demora».

Si se analiza el mensaje de Sare, es como si los continuos acercamientos y otros beneficios que reciben los presos terroristas no se produjeran semana a semana. Tal y como publicó LA RAZÓN en su día, el objetivo final de este plan, concebido a cambio de los apoyos parlamentarios que recibe el Gobierno de Sánchez, es que todos los reclusos estén en breve en cárceles del País Vasco y Navarra y vayan saliendo en libertad mediante permisos, progresión de grados y otras medidas.