Fallido acto de conciliación: Jordi Sánchez anuncia una querella contra Casado atacando al poder judicial

El líder de Junts per Catalunya denuncia “una pinza” entre algunos jueces y políticos para “limitar el normal uso de la lengua catalana” en las aulas

Jordi Sànchez se ha reafirmado en su intención de querellarse contra Pablo Casado por injurias y calumnias tras acusarle el líder del PP de “instigar a la violencia” durante el “procés”. Y el secretario general del Junts per Catalunya no ha encontrado mejor manera de anunciar esa denuncia que con un nuevo ataque al poder judicial.

Y es que al mismo tiempo que justificaba la necesidad de “exigir un amparo, también en los tribunales españoles, para que dejen la lengua catalana en paz”, ha responsabilizado a algunos jueces y políticos de llevar a cabo “una pinza” con el objetivo de “limitar el normal uso de la lengua catalana en el ámbito educativo” y “romper un consenso que ha habido desde hace décadas sobre la inmersión lingüística”.

El dirigente independentista ha hecho estas manifestaciones tras el acto de conciliación celebrado en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Madrid -un paso preceptivo para intentar evitar la denuncia-, que ha concluido sin acuerdo ante la negativa de Casado (que no ha acudido a la cita, pues no está obligado legalmente) a retractarse de sus palabras. “Ya intuíamos que no comparecería. Es un acto de cobardía. Sabe que mintió”, ha asegurado. Por su parte, fuentes del PP han eludido hacer cualquier valoración de la comparecencia.

A las puertas de los juzgados, Sànchez -que reclama 24.000 euros de indemnización al líder del PP, que quiere donar a una ONG que trabaje en la defensa de la lengua catalana- ha ratificado que tras la celebración del fallido acto de conciliación, en los próximos días se querellará en el Tribunal Supremo contra Casado “por haber mentido conscientemente, alimentando una vez más lo que es una actitud del PP, de la extrema derecha, y particularmente de Pablo Casado, en todo lo que hace referencia a Cataluña”.

Críticas de Casado a la inmersión lingüística

El pasado 17 de diciembre, Casado criticó en un acto del PP en Galicia la postura del Gobierno tras la decisión del Tribunal Supremo que avaló que al menos el 25% de las clases en Cataluña se impartan en castellano. E hizo alusión al acoso a un menor en Canet después de que sus padres exigiesen el cumplimiento de la resolución judicial. “¿Se puede tolerar de verdad que a un niño de cinco años se le pueda apedrear, aislar en clase? ¿Se puede tolerar que haya profesores con instrucciones para no dejar ir al baño a niños porque hablan en castellano?”, se preguntó, responsabilizando de esa situación a ERC, JxCat y la CUP y “al partido que les hace imprescindibles a nivel nacional, que es el Partido Socialista”.

Sànchez ya anunció entonces que su partido se querellaría contra Casado por esas manifestaciones, pero la respuesta del dirigente popular no se hizo esperar. En un acto en Zaragoza, replicó al líder soberanista: “Que un señor que ha sido condenado a nueve años de cárcel, que ha destrozado un coche de la Guardia Civil y se ha subido con un megáfono a instigar a la violencia contra las administraciones del Estado a mí no me va a dar lecciones de legalidad ni de democracia”.

“Ha llegado el momento de decir basta, de no aceptar más mentiras -ha asegurado el dirigente soberanista-, de exigir que cuando un político con responsabilidades vierte mentiras para tensionar la sociedad, para buscar una polémica alrededor de una situación lingüística como la que se vive en Cataluña, los tribunales tienen que actuar, tienen que frenar de una manera radical esa actitud.

Sànchez: “Casado mintió”

Sànchez ha expresado entonces su “preocupación” por lo que ha calificado de “pinza” entre “algunos políticos y algunos miembros del poder judicial” que trabajan “sistemáticamente”, según él, “para limitar el normal uso de la lengua catalana en el ámbito educativo”.

“Casado mintió cuando hizo referencias concretas a situaciones de supuesta discriminación contra niños en escuelas catalanas -ha dicho Sánchez-, mintió cuando se dirigió hacia mi persona, mintió cuando hizo referencias a los partidos, y a Junts per Catalunya en particular, que gobiernan en Cataluña, y esas mentiras son motivo de una querella que esperemos en los próximos días se presente”.

“Estamos convencidos de que el Tribunal Supremo deberá dar curso a las querellas”, ha dicho esperanzado el ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), para quien el alto tribunal debería imponer a Casado “una condena por haber violentado la verdad y haber afectado el derecho al honor”.