Sin pistas de Publio Cordón tras el último rastreo

La jueza de la Audiencia Nacional que investiga su desaparición volverá a archivar la causa después de la infructuosa búsqueda de sus restos en Mont Ventoux a principios de año

Los miembros del Grapo José Ramón Teijelo y Victoria Gómez fueron condenados a 27 años y medio de cárcel por el secuestro
Los miembros del Grapo José Ramón Teijelo y Victoria Gómez fueron condenados a 27 años y medio de cárcel por el secuestro

Más de 26 años después, la incógnita sobre el paradero del empresario Publio Cordónsecuestrado en Zaragoza por los Grapo el 27 de junio de 1995 mientras paseaba a orillas del Canal Imperial de Aragón– sigue sin resolverse. Las sucesivas búsquedas de sus restos –guiadas por las versiones contradictorias facilitadas por el ex dirigente del Grapo Fernando Silva Sande desde que en 2009 optó por colaborar con la Justicia– han concluido invariablemente sin pista alguna sobre el lugar donde pueden encontrarse enterrados sus restos.

La última (por ahora) se llevó a cabo a principios de año en el Mount Ventoux, en el sureste de Francia, donde según la versión de Silva Sande él y sus compañeros del Grapo José Ramón Teijelo y María Victoria Gómez enterraron el cuerpo después de que Cordón sufriese una caída cuando intentaba escapar por una ventana de la vivienda de Lyon en la que pertenecía retenido. Los tres fueron condenados por el secuestro del empresario.

Cierto o no, las labores de búsqueda por parte de la Guardia Civil y la Policía francesa se han sucedido en Mount Ventoux desde que hace más de una década Silva Sande se ofreciese a colaborar beneficiándose de la condición de testigo protegido. Pero a falta de que las autoridades francesas cumplimenten el resultado de la Orden Europea de Investigación solicitada al país vecino por la juez de la Audiencia Nacional María Tardón –ahora al frente de la investigación de los hechos–, esta nueva diligencia no permitirá mantener abierta la causa.

Fuentes del tribunal apuntan a este periódico que, a la vista de que nuevamente no se ha hallado pista alguna que conduzca a los restos del fundador del Grupo Hospitalario Quirón y de la aseguradora Previasa, y dado que la Fiscalía tampoco tiene previsto solicitar por ahora nuevas diligencias, la instructora volverá a acordar el sobreseimiento del procedimiento en las próximas fechas.

Nueva decepción para la familia del empresario

Un hecho que, según confirman esas mismas fuentes, desde la Audiencia Nacional ya se ha puesto en conocimiento de Pilar Muro, la viuda de Publio Cordón, que al igual que sus hijas otra vez tiene que resignarse a que ver cómo se esfuman las esperanzas de encontrar el cadáver de su marido tras la última búsqueda fallida de sus restos, adelantada por El Heraldo de Aragón el pasado día 5.

Según confirman fuentes de la investigación, el último intento de búsqueda se llevó a cabo tras ponerse en contacto con la familia de Publio Cordón la productora de Jordi Évole, Producciones del Barrio, para poner en su conocimiento que en la búsqueda llevada a cabo junto al experto en localizaciones por georradar Luis Avial se había detectado un punto donde podía estar enterrado el pico que utilizaron los terroristas para enterrar al empresario. Una zona, según esas mismas fuentes, «donde no se había buscado con anterioridad, aunque próxima a ese área, en la que se apreciaban movimientos de tierra».

Tras alertar a la Audiencia Nacional, a instancia de la Fiscalía de la Audiencia Nacional la jueza Tardón puso en marcha la tramitación de una Orden Europea de Investigación para que Francia autorizase a la Guardia Civil, con el auxilio de la Policía gala, a llevar a cabo una nueva búsqueda.

Ya con el plácet del país vecino, los agentes pudieron remover minuciosamente el terreno en una zona próxima a las hectáreas donde se buscó el cuerpo por última vez durante cuatro semanas en mayo de 2016. Pero lamentablemente, de nuevo no se dio con ninguna pista que conduzca al paradero de los restos del empresario soriano afincado en Zaragoza. «Constataron que había un movimiento de tierras, pero no encontraron nada», apuntan las fuentes consultadas.

Muescas en un armario

Según explicó Silva Sande, el pico que utilizaron para hacer la fosa donde habrían enterrado a Silva Sande se partió mientras cavaban, por lo que quedó enterrado junto con el cuerpo del empresario. Por eso, la búsqueda policial se centra en encontrar el mango de ese artilugio.

Tras localizar la vivienda en donde supuestamente estuvo secuestrado Cordón en Lyon, los agentes hallaron unas muescas en un armario, donde junto a siete palotes se podía leer «Sem1», otras siete rayas junto a «Sem2» y una sola línea vertical al lado de «Sem3». Lo que podría corresponderse con los 15 días que, según sus secuestradores, estuvo retenido allí el empresario.

¿Y ahora qué? Tras el nuevo sobreseimiento, la Audiencia Nacional debe esperar a la aparición de nuevos indicios para reabrir la causa y ordenar más diligencias. Que, en todo caso, deberían ser lo suficientemente concluyentes para convencer a Francia de llevar a cabo una nueva búsqueda, la sexta, en Mont Ventoux. Mientras tanto, la Guardia Civil seguirá revisando periódicamente documentación en busca de cualquier resquicio que ayude a poner punto y final al enigma que las Fuerzas de Seguridad intentan resolver hace casi tres décadas.