Los funcionarios de prisiones, sobre el trato de favor a los presos de ETA: “Es moralmente reprobable”

Los trabajadores expresan que no les sorprende el informe de la Guardia Civil que revela contactos entre los responsables de prisiones y emisarios de encarcelados por la banda terrorista

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, interviene en una sesión de control al Gobierno, en el Senado, a 1 de febrero de 2022, en Madrid (España)
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, interviene en una sesión de control al Gobierno, en el Senado, a 1 de febrero de 2022, en Madrid (España) FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

“No sé si se ajusta a la legalidad, pero es moralmente reprobable”, explica una fuente de prisiones, después de que se hayan conocido que existieron contactos entre emisarios de presos de ETA y el Ministerio del Interior al menos desde 2019. “Lo que no podemos permitir es un discurso ajeno a lo que pasó en El País Vasco”, expresan.

En el informe de la Guardia Civil -adelantado por El Confidencial y al que ha tenido acceso LA RAZÓN- que se presentó en la Audiencia Nacional el pasado mes de marzo en el marco de la causa que analiza los homenajes a terroristas (conocidos como ‘ongi etorri’), se evidencia cómo existió una relación frecuente entre colaboradores de los encarcelados y el responsable de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, cargo de máxima confianza de Grande-Marlaska. “El lunes quiero entrar más en detalle de algunos casos de Madrid”, “me envía el de Madrid un wasap”, “pedirle a Ortiz que la cárcel de Zaballa acepte”. En estos términos se expresaban abogados del grupo terrorista o Joseba Azkarraga, uno de los máximos responsables de Sare, la red de apoyo de estos presos.

“No podemos permitir que se pierda el foco”, dice otro funcionario a este periódico sobre lo ocurrido en El País Vasco en los años más duros de ETA. “Los funcionarios de prisiones han sido testigo en directo de la pesadilla. Tener que ocultar a sus hijos, ocultarse del trabajo”, explican. “Compañeros que miraban debajo del coche antes de subirse”, añaden. Algunos de los trabajadores consultados dicen sentir “estupor” aunque no les pilla por sorpresa porque “Instituciones Penitenciarias lleva mucho tiempo dando privilegios a los etarras”. Pero, los más abundantes, insisten en ·”no perder de vista quiénes son las víctimas en todo esto”.

Del análisis de un móvil Huawei de Antonio López Ruiz, alias ‘Kubati’ (una figura clave de la organización de los homenajes a etarras), la Guardia Civil ha encontrado más de 100 conversaciones con mensajes de entre 2016 y 2020. La política penitenciaria de Interior desde la llegada de Grande-Marlaska se ha basado en un goteo continuo de acercamiento de este tipo de internos a lugares más próximos a Euskadi, pero siempre ha negado que se tratara de una política de favor. Desde el inicio hasta enero de 2022, según los datos oficiales, Instituciones Penitenciarias ha acercado a 295 presos y, concretamente en cárceles vascas ya hay 84.

Con estos mensajes queda reflejado que, al menos algunos de ellos, recibían información privilegiada. ‘Kubati’ tenía contactos asiduos para tratar asuntos sobre presos de la organización, tales como noticias relevante de actualidad, imágenes o novedades, según dicho informe. En marzo de 2019, uno de los abogados mandó al grupo un audio hablando de la salud de un preso (Asier Aginako) y su pareja, la terrorista Aitziber Coello. “Le dijeron la semana pasada que le darían el segundo grado, que seguramente también le harán un tratamiento especial o pasarlo por la junta [de tratamiento] y enseguida le darán el segundo grado”, aclaró a los miembros de un grupo de Whatsapp. Y este es solo un ejemplo de algunas de las 429 páginas del análisis realizado por la Guardia Civil.