Los fiscales de «Púnica» y «Villarejo», aspirantes al órgano asesor de Delgado

Las asociaciones ya han presentado sus 15 candidatos para las elecciones al Consejo Fiscal que se prevén para después de semana santa

La ministra de Justicia, Pilar Llop y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el Ministerio de Justicia, este lunes 21 de febrero de 2022.
La ministra de Justicia, Pilar Llop y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el Ministerio de Justicia, este lunes 21 de febrero de 2022. FOTO: EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

Los nombres ya han salido a la palestra. Tres asociaciones, 15 candidatos y 9 asientos en el órgano asesor de la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado. Las elecciones al Consejo fiscal se celebrarán después de semana santa, según las fuentes consultadas, pero la mayoría de los aspirantes -a falta de saber si concurre alguno independiente- ya han presentado su solicitud. LA RAZÓN ha confirmado todos los candidatos entre los que se encuentran dos fiscales jefes territoriales, como Santiago Mena y Luis del Río, dos fiscales de Anticorrupción, la fiscal del caso «Púnica» Teresa Gálvez o un fiscal del caso «Tándem» (o caso «Villarejo») Jorge Andújar, así como el fiscal del Tribunal Supremo Salvador Viada, entre otros. Ninguno de los que están actualmente puede repetir, así que será la nueva composición la que conozca de nombramientos tan sensibles como el fiscal jefe de Anticorrupción.

Cambio de ciclo en el Consejo Fiscal. Un órgano en el que se somete a votación los nombramientos de la cúpula del Ministerio Público (aunque la decisión última es de la Fiscal General), los expedientes disciplinarios y los informes consultivos de leyes del Gobierno que afectan a la carrera. Este contrapeso a los poderes de Delgado se conforma por tres miembros natos -ella misma como máxima responsable jerárquica, la Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, Mª Ángeles Sánchez Conde, y la Jefa de la Inspección Fiscal, Mª Antonia Sanz Gaite- y otros nueve que se eligen democráticamente entre los aproximadamente 2.500 fiscales en España.

Tras cuatro años del actual, el BOE publicó el pasado 10 de febrero que había llegado el momento de volver a colocar urnas en las Fiscalías. Y aunque el plazo para presentarse es de un mes natural, las asociaciones ya han elaborado sus listas. Por la Unión Progresista de Fiscales (UPF) -a la que Delgado pertenecía antes de ser Ministra de Justicia- concurren Santiago Mena, Fiscal Superior de la Fiscalía de Castilla y León; Luis del Río, Fiscal Superior de la Fiscalía de Canarias; Yolanda Ortiz, fiscal delegada de Medio Ambiente en Sevilla; Belén Marín y Alexandra García, fiscales provinciales de Barcelona; y Francisco Montijano, de la provincial de Málaga.

La lista de la Asociación de Fiscales (AF) -mayoritaria en la carrera- la componen Jorge Andújar, fiscal de Anticorrupción a cargo de algunas piezas del macrocaso sobre el comisario Villarejo; Roberto Valverde, de la Fiscalía Provincial de Barcelona; Beatriz Sánchez, de la de Las Palmas; Eva Más, fiscal de Sevilla; Isabel Gómez, de la Fiscalía de Cuenca; y Miguel Rodríguez, fiscal de Asturias.

Por su parte, la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF) ha decidido unir fuerzas presentando solo tres candidatos, consciente de que nunca ha entrado en el órgano porque las dos mayoritarias se reparten casi todos los votos. El propio presidente y Fiscal del Tribunal Supremo, Salvador Viada, concurre acompañado de la fiscal Anticorrupción, que ha practicado la mayor parte del caso «Púnica» Teresa Gálvez, y, como tercera, Silvia López, de la Fiscalía provincial de Madrid.

Las candidaturas serán definitivas una vez tengan el visto bueno de la Junta Electoral que ya se ha conformado. Todavía pueden sufrir algún cambio o aparecer algún independiente que recabe los avales necesarios para postularse.

Tanto esta asociación como la AF han sido muy críticas con Delgado. Ayer reclamaron, por ejemplo, que se abstuviera de participar en cualquier decisión derivada de las diligencias sobre el hermano de Isabel Díaz Ayuso que están examinándose en Anticorrupción por su pasado como miembro del actual Gobierno y en los últimos meses ambas han exigido más transparencia en la gestión de la Fiscal General en el «caso Stampa».

La balanza de los consejeros

La actual fotografía del Consejo Fiscal es favorable a la gestión de jefa del Ministerio Público. Los miembros natos han sido propuestos por ella y la suma de estas tres fiscales a los cuatro que tiene la UPF inclina la balanza a su favor. La AF obtuvo cinco consejeros en las elecciones del 4 de abril de 2018. Un resultado que no fue satisfactorio en comparación a años anteriores y que ahora aspiran a cambiar.

De los consejeros que en ese momento salieron por parte de la UPF ninguno agotó la legislatura porque se reubicaron en puestos de alta categoría dentro de la carrera. Dolores Delgado apenas estuvo unos meses en el Consejo Fiscal porque en junio fue nombrada Ministra de Justicia y, días después, Mª José Segarra -que también había salido de las urnas- se convirtió en Fiscal General del Estado. Algo más estuvieron Álvaro García Ortiz (que fue además el más votado con 877 papeletas), actual fiscal jefe de la Secretaría Técnica, y Diego Villafañé, ahora teniente fiscal de esa unidad. Los cuatro fueron sustituidos por los siguientes en las listas (como marca el Real Decreto que regula el funcionamiento del Consejo Fiscal): Aurelio Blanco, Carlos García-Berro, Inés Herreros y Eduardo Navarro.

Por su parte, los cinco que sacó la AF continúan: Concepción Talón, Juan Andrés Bermejo, Juan Francisco Ríos, Mª Rosario Lacasa y Rosa Rubio. Estos han mostrado su malestar por los nombramientos que Delgado ha realizado en este año y poco al frente de la Fiscalía porque dicen que ha habido un abuso de amiguismo en detrimento del mérito o la capacidad. De hecho, han llevado este pulso hasta el Tribunal Supremo que está pendiente de resolver sobre alguna de estas designaciones.

Aún así, será la composición actual la que decida todavía en el Consejo Fiscal que está previsto para finales de marzo y en el que habrá una batería de nombramientos claves como el jefe de la Audiencia Nacional.