Cataluña

Aragonès exige saber “quien dio la orden de espiar” a los independentistas y los aliados exigen “dimisiones”

Condiciona a la respuesta del Ejecutivo su apoyo a la legislatura, mientras que desde los grupos piden al Gobierno llegar hasta el fondo y “asumir responsabilidades”

Todos los aliados parlamentarios del Gobierno exigen explicaciones, e incluso, “dimisiones” si se demuestra que Moncloa estaba al tanto del presunto espionaje a más de 60 líderes independentistas a través del programa Pegasus. Hasta el president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha dejado claro que la confianza en el Ejecutivo en estos momentos es “cero”, dejando en el aire la colaboración que mantiene con el Gobierno, como ya ha adelantado este diario en su edición de hoy.

Esta misma mañana, los grupos que sustentan al Ejecutivo, Unidas Podemos, Más País, EH Bildu, PNV, Junts, Compromís, CUP, PdeCAT y BNG han reafirmado su compromiso en que prospere la comisión de investigación sobre este presunto espionaje y se han reunido con el president de Cataluña, Pere Aragonès para tratar este asunto. El líder catalán ha solicitado “toda la transparencia” y que se “asuman responsabilidades”. En cuanto al futuro de la legislatura, el líder catalán ha avisado que la última palabra la tiene el Gobierno, con su decisión o no de contribuir a la investigación. “La pelota está en el tejado del Gobierno que debe decidir hasta que punto es transparente y cual es el nivel de responsabilidades que va a asumir”, ha explicado en declaraciones a las puertas del Congreso de los Diputados.

“Hay un mínimo de confianza que debe preservarse en una legislatura y en estos momentos es cero. Es imprescindible que se restaure el juego limpio y se garantice que el espionaje no forme parte de la forma de hacer política en España. Si esta confianza no se puede reestablecer, es inviable que puedas continuar cualquier colaboración política”.

El president ha criticado que nos encontramos “ante el caso de espionaje más grave de la democracia española” y ha exigido saber “quien dio la orden de espiar. “Es muy necesario que el Gobierno haga las investigaciones internas con supervisión independiente”.

En cuanto a la reacción del Ejecutivo, Aragonès ha lamentado que solo ha recibido “evasivas, que no son aceptables”. Según el presidente catalán, es imprescindible que desde el Gobierno se den explicaciones y haya transparencia, y que no se escuden “en que la ley restringe las posibilidades porque la ley también dice que no se pueden intervenir las comunicaciones sin mandato judicial”, algo que desconoce si existe.

Para Aragonés, hay que aclarar si el CNI les ha espiado con o sin orden del Gobierno o de un juez, alegando que si hubiera una orden de un juez debería estar motivada: “¿Por qué se me espió en su momento cuando era vicepresidente? ¿Cuándo negociábamos la investidura de Pedro Sánchez? ¿Es un indicio de alguna actividad criminal que defienda mis ideas, como la independencia, con métodos democráticos?”, se ha preguntado.

Ya en el Congreso, desde la CUP, sus portavoces han acusado al Ejecutivo de “ponerse de perfil” y han exigido “responsabilidades políticas” a PSOE y Unidas Podemos. “No puede ser que pase este escándalo de dimensiones grandes y el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos siga lavándose las manos”, ha lamentado, para después recalcar que “parece evidente que el Gobierno y el CNI tienen una responsabilidad directa”. Como ha recordado, el Centro Nacional puede pedir a un juez del Tribunal Supremo iniciar escuchas por razones de seguridad, pero, ha recalcado “estos informes van periódicamente a la mesa del presidente del Gobierno”, por lo que, según la CUP “deben asumir responsabilidades”.

Desde el PDeCAT, si bien todavía no se encuentran en el punto de la ruptura, por este caso, han avisado de “respuestas graduales”, según el comportamiento del Gobierno. El portavoz Ferran Bel ha garantizado que no pondrá en peligro la convalidación del decreto con medidas económicas de choque para paliar los efectos de la guerra en Ucrania. “No estamos instalados en el no a todo”, ha asegurado.

Bal ha calificado de “gravísimo” el alcance de este asunto y sí ha admitido que la relación con el Ejecutivo está tocada y que irán actuando de manera “gradual”, en función de las decisiones y explicaciones que vaya dando el Ejecutivo sobre el presunto espionaje.

Hasta ahora, la respuesta del Gobierno ha sido la de ofrecer toda la “colaboración” a la Justicia si se les requiere. Desde el PSOE, la portavoz en el Senado, Eva Granados, ha instado a los grupos parlamentarios del Congreso a desbloquear la constitución de la Comisión de Secretos Oficiales de la Cámara baja para poder investigar el caso de presuntos espionajes a políticos y activistas independentistas, conocido como ‘Catalan gate’.