Andalucía

Díaz se borra del fiasco del «frente amplio» de Podemos

La Junta Electoral les deja fuera de la alianza en Andalucía y la vicepresidenta iniciará su proyecto tras el 19-J

Era la gran apuesta de Podemos, quien lleva un año volcado en su reconstrucción interna para ponerse a punto para ser un actor fundamental en el nuevo proyecto que prepara la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. Las elecciones en Andalucía y la atomización del electorado de izquierdas, a la par que la cercanía a las próximas elecciones generales, obligaba a los morados a dar pasos agigantados para mostrar su disposición a plegarse a las exigencias de la dirigente gallega, que busca un camino político en el que los partidos dejen de ser el centro, aúnen fuerzas y reconecten con la ciudadanía.

Andalucía era el escenario ideal para mostrar esa unidad y a ello se había dedicado Podemos con el fin de tejer una alianza de izquierdas. Sin embargo, las dificultades para llegar a un acuerdo con IU ha desencadenado en un revés para los morados, que se han quedado fuera de la alianza, tras el varapalo de la Junta Electoral Central que ayer rechazó el escrito de subsanación presentado por IU del registro de la coalición inicial del pasado viernes que no incluía a la formación morada. Posteriormente, los morados, fuera de plazo enviaron la documentación, que la Junta Electoral de Andalucía rechazó.

Los morados, aún así, confían en formar parte de la alianza de izquierdas en el sur y esperan que «prevalezca» el acuerdo alcanzado con IU Andalucía, Más País Andalucía, Verdes Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Así, valoran que podrán presentarse como candidatos independientes, algo que implicaría que los morados no aparezcan en la papeleta electoral ni tampoco reciban subvenciones económicas, a la par que menos visibilidad en los medios públicos para sus candidatos.

En Podemos tratan de evitar el escenario en el que puede abocar su no inclusión en la alianza. Presentarse en solitario. Es una opción que a día de hoy descartan y que, si transitan, significaría presentarse contra lo que ellos entienden como «frente amplio» a disposición de Díaz. De hecho, la vicepresidenta ha estado muy pendiente de la conformación de la coalición en Andalucía y sus equipos han tenido varios contactos con las representaciones andaluzas. De hecho, la candidata Inmaculada Nieto cuenta con el aval de la dirigente gallega y fue una de las cesiones que Podemos tuvo que hacer para llegar a un acuerdo de unidad con IU. El candidato avalado por la dirección morada era el ex guardia civil Juan Antonio Delgado, que finalmente será candidato por Cádiz.

Así, en Podemos ven que las elecciones en Andalucía son el despegue del «frente amplio» en el que ya trabaja la vicepresidenta del Gobierno y es por ello que buscan todas las vías posibles para evitar quedar fuera de la fotografía de la unidad de manera definitiva, tras la decisión de la Junta Electoral. Nada más lejos de la realidad. Yolanda Díaz se desentendió ayer del embrollo entre las izquierdas andaluzas y del paso que trata de marcar Podemos en su futuro proyecto. Desdiciendo a los morados, la líder gallega rechazó que Andalucía fuera el germen de su proyecto de escucha. Y para que quedara clara su distancia con rotundidad, puso fecha –por fin– a su proyecto. Después de las elecciones andaluzas. «El proceso de escucha lo voy a iniciar con carácter inmediato y probablemente después de las elecciones andaluzas. Nada tiene que ver con lo que hemos visto estos días (en referencia a las negociaciones en Andalucía)», zanjó para desvincularse completamente de la alianza de izquierdas en la que si puso interés en un momento. A la vicepresidenta no le han gustado las formas en la negociación y tampoco el resultado. Y quiso dejarlo claro ayer en una comparecencia en el ministerio de Trabajo. «Estas cosas son las que separan a los ciudadanos de la política». No es la primera vez que la vicepresidenta ha dejado claro que los partidos serán tan solo «una herramienta» en su futura plataforma. «Los partidos políticos tendrán que estar si quieren, pero no son el ser». Tampoco es la primera ocasión en la que advierte a los partidos del camino que tomará y se distancia de ellos. La pasada semana los llamó a «modernizarse» y a «hacer autocrítica». Y es que Díaz busca no solo la unidad de los partidos en la izquierda, sino buscar un proyecto en el que la ciudadanía participe. Así, Díaz, recorrerá «en coche» a partir de finales de junio el país. De su proyecto avanzó que lo hará con sus recursos y con un equipo de voluntarios que está fuera del ministerio. «Vamos a ir acompañados por el jazz y por la improvisación».

Podemos denuncia que IU no quiere cumplir el acuerdo
¿Quién es el responsable de que el escrito que mandó IU con el registro de la alianza de izquierdas en Andalucía no apareciera Podemos? En la formación morada apuntan a Izquierda Unida, quienes, tras conseguir la candidatura para Inmaculada Nieto, debían presentar el escrito ante la Junta Electoral de Andalucía. Además, ayer IU avanzó a Podemos que no quería cumplir el acuerdo alcanzado el viernes, según denuncian fuentes de Podemos, que ven el pacto como única opción y esperan la rectificación del partido que dirige Alberto Garzón. Para los morados el acuerdo no está en duda y debe «cumplirse íntegramente». Además, recuerdan que renunciaron a su candidato, como pidió Yolanda Díaz. Mientras, en Por Andalucía desmienten que quieran incumplir el cuerdo, sino que quieren modificar las fórmulas de financiación después de que la Junta Electoral haya confirmado que Podemos se queda fuera de la alianza de manera legal. Además, en la coalición liderada por Izquierda Unid denuncian “interferencias” por parte de la dirección nacional de Podemos y reivindican el acuerdo “netamente andaluz”.