Los socios de Sánchez no se conforman con el cese de la directora del CNI

Esquerra da por muy difícil la dimisión de Robles, pero exige la desclasificación de los documentos del espionaje

La destitución de la directora del CNI, Paz Esteban, no ha bastado para los socios de Pedro Sánchez. Esquerra ha pedido también el cese de algunos altos cargos del Estado, aunque sin mencionar a la ministra de Defensa, Margarita Robles, porque da por muy difícil conseguirlo y, de ahí la menor insistencia que han mostrado los republicanos. La presión, en este sentido, se ha rebajado después de que los aliados parlamentarios lleven dos semanas apuntando a la ministra de Defensa como responsable política del CNI. Ahora las miradas están en las iniciativas parlamentarias a desbloquear para evitar, según los partidos, que el espionaje vuelva a ocurrir.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha considerado “lógico” el cese de Esteban y ha pedido, sobre todo, que se desclasifiquen los documentos relacionados con el espionaje. Rufián ha ahondado en las responsabilidades de Robles en todo este caso y ha dicho que si lo conocía le parece “grave” y si lo desconocía le parece “muy grave”. No obstante, ha dado claras señales de resignación sobre la posibilidad de pedir la dimisión de Robles ya que entiende que representa a un sector importante del PSOE, que ha calificado como “derecha moderada”. También ha querido remarcar que Esquerra no se va a levantar de la mesa de negociación con el Gobierno. De hecho, fuentes de ERC dudan de que fuese acertado exigir la dimisión de la ministra Robles, en referencia a la exigencia del propio president de Cataluña, Perè Argonés.

La diputada de la CUP, Mireia Vehí, ha dudado sobre la idoneidad del cese de Esteban porque es quien “cumple las órdenes”. “No nos sirven las cabezas de turco, exigimos responsabilidades políticas”, ha señalado Vehí, que ha insistido, sobre todo, en “explicaciones publicas y responsabilidades políticas”, aunque ha eludido concretar quién tiene que dimitir.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha asegurado que se tiene que “llegar hasta el final” para desvelar quién espía y por qué y dar garantías de que no volverá a suceder. También ha avisado de que el caso está cogiendo una “dimensión” que va a obligar a algún responsable político a dimitir. “Toda la dinámica ha sido el Gobierno yendo tarde”, ha señalado, y se ha mostrado comprensivo con que no haya “muy buena disposición para aprobar la Ley de seguridad nacional” por parte de Esquerra.

Desde Unidas Podemos, su portavoz Pablo Echenique también ha rebajado sus peticiones de cese sobre la ministra de Defensa -después de ser uno de los actores que más había elevado la voz y la había señalado incluso por intentar “dinamitar la legislatura” y ha pedido la reforma de la ley de secretos oficiales o desclasificar documentos oficiales del CNI para zanjar la crisis. El portavoz morado en el Congreso ve fundamental retomar la agenda legislativa y por ello exige al PSOE desbloquear leyes que continúan encalladas como la ley de Seguridad Ciudadana o reactivar la ley de libertad de expresión. También ha insistido en la necesidad de llevar a cabo una investigación para “depurar responsabilidades en los organismos del Estado con transparencia”.

El portavoz del PDeCat, Ferran Bel, ha asgurado que, hasta ahora, todas las explicaciones dadas por el Gobierno son “insuficientes” y ha reclamado conocer las “motivaciones” que han conducido al Estado a espiar a políticos independentistas. Bel también ha querido recordar que su partido no tiene ningún acuerdo de legislatura con el Gobierno y, por tanto, no se siente comprometido para salvar las votaciones que quedan hasta el final de legislatura: irán valorando iniciativa a iniciativa y decidirán. El PDeCat ha cogido influencia por, precisamente, a los vaivenes de ERC.