Representaciones de la Ertzaintza y Mossos D’ Esquadra, en la capilla ardiente del teniente coronel Casado

La directora general de la Guardia Civil ha impuesto la Medalla de Oro al militar fallecido

Traslado de los restos del teniente coronel de la Guardia Civil Pedro Alfonso Casado
Traslado de los restos del teniente coronel de la Guardia Civil Pedro Alfonso Casado FOTO: La Razón La Razón

Esta mañana, en la sede de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, en Valdemoro, Madrid, ha tenido lugar el funeral por el teniente coronel Pedro Alfonso Casado, muerto en acto de servicio. En el transcurso de la ceremonia, la directora General del Cuerpo, María Gámez, ha impuesto al mando asesinado la Medalla de Oro de la Benemérita, máxima condecoración.

Han asistido, desde que fue instalada la capilla ardiente, representaciones de los GEO de la Policía Nacional;, Unidad de Intervención de Ertzaintza; de la de los Mossos D’Esquadra; Gendarmería francesa; Carabinieri italianos; Guardia Republicana portuguesa; y de Operaciones Especiales de nuestras Fuerzas Armadas. Asimismo, han asistido numerosos mandos de la Guardia Civil y compañeros de promoción de Casado.

Con posterioridad, en un colegio de la citada localidad y con carácter privado, se ha celebrado el funeral organizado por la familia del militar fallecido.

Ambas ceremonias se han tenido lugar en un ambiente de gran pesar por la pérdida del teniente coronel, asesinado mientras trataba de resolver una situación conflictiva en una localidad vallisoletana. Se trataba de uno de los mejores expertos en unidades de intervención ya que, desde el empleo de teniente, había estado en la UEI, en la que había demostrado su profesionalidad y valentía en decenas de arriesgadas misiones contra todo tipo de delincuentes.