Moncloa se abre a «retoques técnicos» en el «solo sí es sí»

Aprobaría con el PP las enmiendas a la ley trans y Montero hace una última propuesta al PSOE para frenarlo, pero sin retocar la autodeterminación en la infancia

La ministra de Igualdad Irene Montero durante el acto Institucional del izado de bandera junto con autoridades militares y políticas a las puertas del Congreso de los Diputados durante la Conmemoración del aniversario de la Constitución
La ministra de Igualdad Irene Montero durante el acto Institucional del izado de bandera junto con autoridades militares y políticas a las puertas del Congreso de los Diputados durante la Conmemoración del aniversario de la Constitución FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Las leyes de Igualdad siguen en el alero. El Gobierno se mantiene a la espera a un pronunciamiento definitivo sobre la interpretación que haga el Tribunal Supremo de la Ley del «solo sí es sí» que, en sus dos meses de vigencia, acumula ya más de medio centenar de rebajas de penas a agresores sexuales. En función de este fallo del Alto Tribunal, en el Gobierno ya se abren a acometer un «retoque técnico» en la norma, si así lo exigiera la doctrina unificada. Un pronunciamiento que, si se diera durante esta misma semana, algo que ya parece poco probable, permitiría utilizar las enmiendas a la reforma del Código Penal que el PSOE va a presentar para incluir las modificaciones pertinentes. En caso de que se retrasara más allá del viernes, el Ejecutivo anticipa que utilizará cualquier norma con rango de ley orgánica que esté en tramitación –por ejemplo, la del Bienestar Animal– para introducir los cambios que se requieran tras el fallo del Supremo.

La del «solo sí es sí» no es la única norma del ala morada en disputa. Fuentes socialistas, tal como ya adelantase este diario, mantienen que llevarán hasta el final sus enmiendas a la ley trans, en lo relativo a la jurisdicción voluntaria para la autodeterminación de género en los menores de 16 años. Desde el Ejecutivo confirman su disposición de aprobar la enmienda con el PP, si fuera necesario. Si la enmienda decayese, porque el principal partido de la oposición no les diera su apoyo, en el Gobierno avanzan que aprobarán la norma, aunque no se garantice el aval judicial para los menores trans. Si, por el contrario, Unidas Podemos decidiera tumbar la ley porque la enmienda sale con el apoyo de los populares, «serán ellos –en alusión a los morados– quienes tengan que explicarlo», dicen en el PSOE.

Los morados quieren alejar cualquier escenario que pase por una norma de su ministerio aprobada con el PP. Creen que mientas que el PSOE mantenga viva su enmienda sobre la infancia trans, la ley “queda en manos del PP”. Aún así, aseguran que se encuentran trabajando para que este escenario no se produzca y por eso han hecho una última propuesta al PSOE para llegar a un acuerdo que «no implique una rendición para el PSOE», es decir, una negociación en la que las dos partes ganen, pero cediendo en sus posiciones de máximos. Igualdad se muestra predispuesta a transigir en algunas de las enmiendas del PSOE, a pesar de estar desacuerdo. Serían varios aspectos, a cambio de que se mantenga la autodeterminación de género para menores, que para Podemos es «intocable». La propuesta de la ministra Irene Montero pasa por aceptar la enmienda sobre el “sexilio” que introdujo el PSOE, que es la modificación que los socialistas introdujeron para reforzar la protección del colectivo LGTBI en el ámbito rural, para evitar que las personas trans abandonen su lugar de residencia ante la discriminación que sufren. También cedería Igualdad en materia de violencia intragénero, -los socialistas quieren que no se equipare a la violencia machista- y en el proceso de reversibilidad de género, que el socio busca endurecer para que sea un juez el que avale volver a cambiar de sexo. Igualdad confía en esta “vía intermedia” para llegar a un acuerdo y confían en que finalmente el PSOE acepte esta propuesta.