MENÚ
lunes 17 junio 2019
00:32
Actualizado

El Ejército quiere probar “cuanto antes” el blindado “Dragón”

El JEME considera “preocupante” el retraso en la entrega a la Legión de los primeros demostradores.

Aspira a contar con diez brigadas altamente tecnológicas en 2035

  • Vehículo de combate 8x8 “Dragón”
    Vehículo de combate 8x8 “Dragón”

Tiempo de lectura 4 min.

26 de febrero de 2019. 19:38h

Comentada
Fernando Cancio 26/2/2019

El Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” es desde hace más de una década la principal prioridad del Ejército de Tierra. A la escasez de fondos que han vivido –y viven– las Fuerzas Armadas se sumaron los retrasos, como el que afecta a la entrega de los primeros cinco demostradores tecnológicos con los que se probarán sus nuevas tecnologías. La Legión tenía que haberlos recibido el pasado mes de noviembre, pero no será hasta verano cuando lleguen a Almería para ser exprimidos. Entre medias hubo un pequeño respiro con la inyección por parte del Gobierno de 2.100 millones para su desarrollo y construcción. Pero las elecciones anticipadas y un posible cambio de Gobierno parece que vuelven a provocar cierta tensión en el Ejército, donde, sin embargo, quieren mostrarse confiados y consideran que “no debería paralizarse” porque se trata de un programa de “interés nacional”.

Así se ha pronunciado esta mañana el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Francisco Javier Varela Salas, durante un encuentro con periodistas, en el que ha dejado claro que el principal problema ahora es el citado retraso en la llegada de los demostradores. Se trata de un vehículo que “supone un salto fundamental y necesitamos probarlo, cuanto antes mejor”, ha explicado. Y es que el JEME considera que ese retraso es “preocupante”.

Pese a ello, el general se ha mostrado optimista y cree que, a pesar de los contratiempos, todo irá avanzando y a final de año se podría firmar definitivamente el contrato. Comenzaría entonces a desarrollarse el primer lote de 348 vehículos, cuya entrega está prevista a partir de 2021. Tras esto vendrían otras dos fases de entrega, con 365 y 287 unidades respectivamente, hasta alcanzar las mil adquiridas y que se convertirán en la principal plataforma de la futura «Fuerza 2035» que incluiría, o al menos es el deseo del Ejército, algunos «Dragón» que puedan ser operados de forma remota. Un salto tecnológico que es, según el JEME, clave, pues “sin tecnología no podremos competir en 2035 contra un opositor que sí la tenga”.

En relación a esa “Fuerza 2035”, el JEME ha dado algunas pinceladas de cómo se organizará el Ejército en dicho entorno del futuro. Según ha explicado, el Ejército contará con diez brigadas ese año, de las que seis estarán destinadas a la proyección en el exterior, principalmente para operaciones conjuntas con los aliados. Otros tres se centrarán en las misiones de vigilancia permanente del territorio nacional y habrá otro de “reserva” y “reacción rápida” para otros escenarios en los que España la necesite, como por ejemplo la evacuación de ciudadanos españoles de otro país. Cada una de las brigadas estaría compuesta por hasta 3.200 efectivos y dividida en tres grupos de combate que, a su vez, se dividirán en otros tres subgrupos de unos 100 militares cada uno.

En cuanto a las previsiones de uniformados que necesitará el Ejército en ese horizonte 2035, el general ha explicado que todavía se está valorando cuál será la cifra correcta para mantener ese equilibrio entre tecnología, robótica e inteligencia artificial y el factor humano. Eso sí, ha apuntado que la previsión es que si se alcanza el nivel tecnológico deseado en las nuevas brigadas -lo que dependerá del presupuesto- se reduciría el personal que, al mismo tiempo, deberá estar mucho más cualificado.

Últimas noticias