MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
20:59
Actualizado

El Supremo deja en el aire la exhumación de Franco hasta enero

Da diez días a la Abogacía del Estado y luego resolverá sobre la paralización de la salida de los restos del Valle de los Caídos

  • La familia denuncia "las irregularidades ya producidas en el marco del procedimiento de exhumación"/Foto: R. Mondelo
    La familia denuncia "las irregularidades ya producidas en el marco del procedimiento de exhumación"/Foto: R. Mondelo

Tiempo de lectura 4 min.

05 de diciembre de 2018. 05:05h

Comentada
Francisco Velasco 4/12/2018

El Tribunal Supremo se pronunciará en las próximas semanas, previsiblemente a principios de enero, si paraliza temporalmente todos los trámites relacionados con la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos hasta que resuelva el recurso interpuesto por la familia contra esa decisión del Gobierno. La sección cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso interpuesto por los siete nietos del ex dictador y ha pedido, como primera medida, reclamar del Consejo de Ministros toda la documentación, el expediente, para analizar los motivos que esgrime y las normas que argumenta el Ejecutivo para adoptar esa medida. Es decir, toda la documentación relativa a ese acuerdo ministerial donde se acordó continuar con los trámites de exhumación de Francisco Franco.

Junto a ello, la sala, integrada por los magistrados Rodríguez-Zapata –presidente– Pablo Lucas, Segundo Menéndez, Celsa Picó, Antonio Fonseca y José Luis Requero, ha abierto una pieza para determinar si suspende cautelarmente todos los trámites de exhumación o permite que los mismos continúen hasta que se resuelva el recurso. Para ello ha otorgado un plazo de diez días hábiles a la Abogacía del Estado para que se pronuncie sobre la medida cautelar instada por la familia de Franco. Este plazo vence la tercera semana de este mes, con lo que, dada las fiestas que se avecinan, todo hace indicar que se resolverá en enero. Se trata de la primera vez que el Supremo, según señalaron a LA RAZÓN fuentes jurídicas, aborde una cuestión relativa a la petición de exhumación de un cadáver: «Es un tema absolutamente excepcional». Sobre si se puede admitir la medida cautelar pedida, va a depender de si la continuación del procedimiento causa un «perjuicio irreparable, de difícil reparación o el pleito pierda su finalidad».

La familia denuncia «las irregularidades ya producidas en el marco del procedimiento de exhumación» pues entiende que «debiendo tener carácter colectivo respecto de todos aquellos inhumados en el Valle de los Caídos que no hubieran fallecido a consecuencia de la Guerra Civil, tan solo se ha incoado respecto de los restos mortales» de Franco, lo que evidencia de que se trata de una disposición de «caso único», que afecta a su «derecho a la intimidad personal y familia», toda vez que han manifestado de forma unánime su frontal oposición a la exhumación de los restos de su abuelo.

Los nietos de Franco solicitan, de esa forma, el amparo del Tribunal Supremo «ante los reiterados anuncios por parte de miembros del Gobierno de una inminente exhumación sin que ni siquiera se haya tramitado en su totalidad el procedimiento administrativo establecido» por el Real Decreto Ley donde se acordaba la exhumación de Franco; de los que son buena muestra, añade el recurso,«las declaraciones de la vicepresidenta» del Gobierno, Carmen Calvo, tras la última reunión del Consejo de Ministros, «anunciando que la exhumación se llevaría a cabo antes de que finalizase el presente año.

El recurso se dirige igualmente contra distintas medidas que tenían como finalidad avalar la exhumación de Franco del Valle de los Caídos. En concreto, contra la remisión al Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial del proyecto necesario para llevar a cabo la exhumación para su tramitación de conformidad con lo previsto en la Ley del Suelo y Rehabilitación urbana; la solicitud a la Dirección General de Salud pública de la Consejería de Sanidad de Madrid, competente en materia de sanidad mortuoria de un informe no vinculante sobre el proyecto de exhumación, y la orden a la ministra de Justicia para que promueva las actuaciones oportunas para el acceso a la Basílica para efectuar, en su caso, la exhumación.

Por su parte, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, no quiso pronunciarse ayer sobre este recurso ni la admisión a trámite del mismo por el Tribunal Supremo. «No voy a opinar porque soy ministra y porque respeto profundamente la independencia judicial», señaló durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum. Eso sí, la ministra subrayó que el objetivo de crear una Dirección General para la Memoria Histórica es «dar respuesta a las víctimas que andaban buscando verdad y reparación». Según indicó, es «importante para todos nosotros» y para «nuestra propia Memoria Histórica», porque buscar Justicia para las víctimas «debe formar parte de la Justicia y de nuestro ADN», concluyó Dolores Delgado.

Últimas noticias