MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
07:46
Actualizado
  • 1

Expulsado de España un yihadista que buscaba armas para repetir el 17-A

Este detenido tenía un informe completo sobre el Ejército y alentaba el odio hacia los occidentales.

  • Imágene de la «operación Niobe» en la que fue detenido el ciudadano marroquí en Guadalajara
    Imágene de la «operación Niobe» en la que fue detenido el ciudadano marroquí en Guadalajara

Tiempo de lectura 4 min.

01 de septiembre de 2018. 01:39h

Comentada
J.M.Zuloaga Madrid. 1/9/2018

La Secretaría de Estado del Ministerio del Interior ha ordenado, tras la correspondiente tramitación en la Audiencia Nacional, la expulsión de España de un súbdito marroquí, detenido por agentes de la Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía, que pretendía adquirir armas, sobre todo fusiles de asalto, con el fin de dar continuidad a los atentados del 17 de agosto del año pasado en Cataluña. Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, la resolución ha sido no sólo la de expulsarle de España sino de prohibir la entrada en Europa (por un periodo mínimo de 10 años). Se trata de uno más de los individuos, relacionados con el terrorismo yihadista, con un alto grado de peligrosidad social. La decisión adoptada, insisten esas fuentes, es «muy importante ya que manda un claro y contundente mensaje para todos los individuos que quieran realizar cualquier conducta relacionada con estos extremos, puesto que temen el hecho de que se adopten medidas de este tipo».

El expulsado fue detenido en la madrugada del pasado 30 de abril en Guadalajara, dentro de la «Operación Niobe». Los investigadores esperaban encontrar, en el material electrónico e informático que se le intervino, evidencias relacionadas con los delitos de enaltecimiento terrorista. Pero la sorpresa saltó cuando, una vez analizado dicho material, comprobaron que el arrestado llevaba a cabo búsquedas en Internet relacionadas con palabras de «asesinos» y «asesinos de españoles»; y numerosas publicaciones en las que se hablaba de este mismo asunto. Asimismo, efectuó contactos de forma constante, a través de Internet y de redes sociales, relacionados con armas de fuego, tanto largas (en especial fusiles de asalto); armas de fuego cortas (pistolas y revólveres) y de todo tipo de munición. Los investigadores, tras los atentados del 17-A, habían mantenido una vigilancia constante sobre este individuo. Las sospechas se basaban, por un lado, en su gran peligrosidad social, incrementaba por su visita a diversas armerías; y por otro, por las publicaciones que realizaba, que incluso llegaban a incitar a través de videos a cometer atentados suicidas contra objetivos de «los infieles» (universidades, hoteles, restaurantes, discotecas, etcétera) Explicaba cómo deberían ejecutarse. Asimismo, fueron hallados numerosos archivos de fotografías, vídeos y publicaciones del Estado Islámico, tanto de atentados, ataques perpetrados y alabanzas y ensalzamientos de terroristas del Daesh; llamó la atención de los investigadores la abundante información que tenía almacenada de operaciones policiales efectuadas en España contra individuos radicales yihadistas. Las brigadas de información de Madrid y Guadalajara de la Policía Nacional, habían investigado durante meses y seguido la pista a este individuo que presentaba un alto grado de radicalización islamista, y que se dedicaba en diversas redes sociales, a publicitar contenidos yihadistas, alentando a cometer atentados suicidas. Las pesquisas se iniciaron pocas horas después de los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils, gracias a la colaboración ciudadana que hizo posible detectar diversos perfiles en redes sociales, que enaltecían los atentados yihadistas y publicitaban las doctrinas más radicales wahabistas (corriente rigorista del Islam) y de los imanes y religiosos del Estado Islámico. Los agentes lograron localizar al individuo que gestionaba dichos perfiles en las diferentes redes sociales, utilizaba siempre conexiones de teléfonos móviles y nombres falsos, para evitar ser identificado. Llegó a utilizar el nombre del líder del Daesh Abu Bark Bagdhadi, en algunos de ellos, a través de Facebook combinado con Telegram. Se logró reunir los suficientes indicios incriminatorios, en los numerosos perfiles de redes sociales utilizados por dicho individuo, que probaban un delito de enaltecimiento terrorista de grupos y actos yihadistas. Finalmente, se procedió a la detención en Guadalajara, donde residía. En el registro de su domicilio se incautó abundante material informático y terminales de telefonía móvil, y un uniforme militar completo del Ejército español, asunto considerado de «gran interés» para los investigadores. Por su peligrosidad y «las irrefutables pruebas aportadas en el procedimiento», unido a la actuación judiciales y del Ministerio del Interior, el detenido ha sido finalmente expulsado de España, y se le ha impuesto una prohibición de entrada en territorio europeo por un plazo mínimo de diez años.

Vía libre a la directiva contra la financiación de la Yihad

El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto de urgencia para aprobar la trasposición de tres directivas de la UE, entre ellas, la de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo de 2015, cuya aprobación por parte de España estaba en periodo de ultimátum. Se busca así combatir operaciones de blanqueo que, desde la UE, financien a grupos yihadistas.

Últimas noticias