MENÚ
martes 15 octubre 2019
03:52
Actualizado

Pino declara cuatro horas por «Kitchen» tras negar la operación

  • Instituto Nacional de Investigación Agraria en Córcega
    Instituto Nacional de Investigación Agraria en Córcega

Tiempo de lectura 2 min.

23 de enero de 2019. 03:22h

Comentada
Ricardo Coarasa Madrid. 23/1/2019

Hace sólo cinco días, el ex comisario Eugenio Pino aseguró a las puertas de la Audiencia Nacional que la "operación Kitchen" nunca existió, pero ayer el que fuera número dos de la Policia entre 2012 y 2016 declaró durante cuatro horas ante el juez Manuel García Castellón en relación al supuesto plan puesto en marcha por Interior en 2013 para sustraer a Luis Bárcenas, a través de su chófer, documentación sensible que se llevó de la sede del PP tras ser despedido. Al término de su comparecencia, los fiscales de Anticorrupción Ignacio Stampa y Miguel Serrano solicitaron al magistrado que retire el pasaporte, prohíba salir de España y obligue a comparecer cada 15 días en el juzgado al ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía, según confirmaron fuentes jurídicas. García Castellón decidirá previsiblemente hoy si acuerda alguna de las medidas cautelares solicitadas por el Ministerio Público.

El pasado jueves, Pino ya acudió a la Audiencia Nacional por el mismo motivo, pero finalmente se aplazó su comparecencia ante el juez. No obstante, el ex DAO aseguró a los periodistas a las puertas del tribunal que la "operación Kitchen" (que según admitió Interior se pagó en parte con fondos reservados) "no existe".

Villarejo acudió el lunes a declarar como investigado por estos mismos hechos, pero sin embargo la mayor parte de su declaración la acaparó el caso de espionaje del BBVA (otra de las piezas derivadas del "caso Villarejo"), que vinculó con una "operación de Estado" de mayor envergadura relacionada con los atentados del 11-M.

También declaró la semana pasada en relación a este asunto el ex comisario Enrique García Castaño, "el Gordo", a quien la Fiscalía Anticorrupción señala como el socio de José Manuel Villarejo, a quien tildó de "mentiroso" y "canalla". El comisario jubilado defendió que la "operación Kitchen" fue "totalmente legal" y que se limitó a "cumplir órdenes" de sus superiores, en particular del propio Pino. "Se hizo muy bien", se enorgulleció. García Castaño -quien por orden judicial no puede salir de España, tiene retirado el pasaporte y debe comparecer cada quince días en el juzgado- justificó la actuación policial por "la alarma social" creada por Luis Bárcenas en esas fechas, cuando salió a la luz la documentación del ex tesorero sobre la "caja B" del PP y se desveló su fortuna en Suiza.

En el marco de esta pieza separada de la "operación Tándem" también han comparecido ante el juez García Castellón tanto Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias, en su caso como testigos, como el su ex chófer Sergio Ríos y el policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal en el Gobierno de Castilla-La Mancha, a quienes el instructor, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, les prohibió salir de España sin su permiso. Ríos, además, tiene retirado el pasaporte y debe comparecer una vez al mes en el juzgado.

Últimas noticias