Cómo hacer el huevo frito perfecto

Siguiendo estos pasos se puede disfrutar de un gran plato con ingredientes muy sencillos

Eising Studio - Food Photo & Video©GTRESONLINE

Un huevo frito es para muchos un auténtico manjar que nos salva de más de un apuro cuando ya las ideas para una cena rápida y sana se acaban. Para acompañar al huevo es imprescindible un buen pan con el que mojar la yema y si tenemos patatas fritas, jamón o chorizo el plato se eleva a la categoría de “top”.

Alejandro Cánovas es nutricionista del Royal Hideaway Sancti Petri y recomienda tener unos huevos de calidad y un aceite de oliva bueno. ¿Cómo hacer el huevo frito perfecto? Estas son las claves:

-La temperatura del aceite. Uno de los puntos más importantes es la temperatura del aceite. Muchas veces no se tiene en cuenta porque simplemente no sabemos a qué temperatura está el aceite. El huevo debe estar a temperatura ambiente. “Si echamos el huevo recién salido de la nevera con el aceite muy caliente corremos el riesgo de que nos salte el aceite”, apuntan desde Royal Hideaway Sancti Petri.

- La sartén tiene que ser antiadherente y la espátula que no raye la sartén, por ejemplo usaremos una de nylon.

- Una vez tenemos los ingredientes y los utensilios debemos abrir el huevo con cuidado para que no se rompa la yema, y ponerlo en un plato o una taza y ahí ponerle sal, con un pellizco bastará.

El aceite debe estar caliente pero sin humear/Gtres
El aceite debe estar caliente pero sin humear/GtresEising Studio - Food Photo & Video©GTRESONLINE

- A continuación, en una sartén pequeña y honda, ponemos el aceite de oliva abundante. Si tenemos dudas de qué es abundante, lo aclaramos: debe cubrir un dedo el fondo de la sartén. Lo dejamos calentar a fuego fuerte pero sin que llegue a humear.

-Un truco es calentar la espumadera en el aceite, para así evitar que se nos pegue al fondo de la sartén.

- Con sumo cuidado y acercando lo más posible el recipiente donde tenemos el huevo a la sartén podemos echar el huevo dentro. Para incorporarlo a la sartén lo mejor es inclinarla ligeramente para que el aceite se decante hacia un lado, es ahí donde pondremos el huevo. Cuando el huevo ya esté en la sartén, con rapidez es conveniente ir echando el aceite hirviendo encima de la yema, con la ayuda de una espumadera o en su defecto una cuchara. La rapidez en este momento es esencial para que quede la clara bien cuajada, pero la yema se mantenga jugosa y líquida y podamos mojar pan y sucumbir al placer de un huevo bien frito.

Cánovas propone hacer los huevos a la plancha, duros o escalfados para así hacerlos más saludables. Recomienda también introducirlos en los desayunos sobre una tostada con aguacate o en la hora de la comida en un pisto manchego. Sin duda el huevo es un plato delicioso y alto en proteína de calidad.