¿Cómo desinfectar el lavavajillas y el horno en tiempos de coronavirus?

Durante la cuarentena hemos aprendido que debemos ser muy escrupulosos con la limpieza de la casa

La marca Beko nos dan consejos sobre cómo limpiar el lavavajillas y el horno durante la cuarentena
La marca Beko nos dan consejos sobre cómo limpiar el lavavajillas y el horno durante la cuarentenaBeko (nombre del dueño)

Durante el más de un mes de confinamiento que llevamos, a causa de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, pasamos largas horas en la cocina. Sí, nos estamos acostumbrando al chup-chup y a ha hacer esas recetas que necesitan ese tiempo que antes no teníamos. No hay nada mejor que invertir las horas entre fogones. Y, de la misma manera que tenemos especial cuidado en desinfectar cada estancia de la casa, también debemos aplicarnos en limpiar bien a fondo el lavavajillas y el horno. Nunca antes habíamos puesto tanto el lavaplatos ni usado el horno tan a menudo, ¿verdad? De ahí que Beko, la compañía de electrodomésticos referente en soluciones inteligentes para el hogar, nos facilite los mejores consejos a tener en cuenta para dejar los electrodomésticos bien limpios y así usarlos a diario con total seguridad.

Lee estos consejos útiles:

-Del lavavajillas, retira y limpia el filtro. Podrás encontrar el filtro justo en la base o suelo del electrodoméstico, en la zona central. Una vez extraído, si hay mucha suciedad adherida, puedes dejar el filtro en remojo con agua caliente durante 10 minutos y, después, terminar de limpiarlo con un cepillo de dientes.

-Repasa los aspersores. Estos brazos son los encargados de expulsar el agua durante el proceso de limpieza y se ubican tanto en la zona inferior como superior del lavavajillas. Hay que fijarse en los orificios que están repartidos por los brazos, para ver si alguno de ellos está obstruido. Si es el caso, retira y limpia el impulsor, y una vez vuelvas a colocarlo, asegúrate de que la tuerca esté bien apretada. Este proceso ayudará a que el agua salga con más presión durante el lavado, aumentando la eficiencia del aparato.

-Fíjate en las juntas de la puerta. Son siempre las grandes olvidadas en la limpieza del lavavajillas. Una de las zonas donde se acumula mayor suciedad es en el marco inferior de la puerta, y no solemos darnos cuenta. Es recomendable que utilices un cepillo para repasar estas zonas, y evitar el uso de productos abrasivos o esponjas que puedan rayar o hacer marcas en la superficie de la puerta.

-Utiliza programas de limpieza. Ya existen programas de limpieza interna del lavavajillas, como Inner Clean, de Beko. Este tipo de programas utilizan el agua a alta temperatura para higienizar y quitar cualquier adherencia del electrodoméstico. A la hora de llevarlo a cabo, es importante que añadas un producto desengrasante y antical para lavavajillas, así ayudarán a limpiar no solamente la cuba (espacio interior del lavavajillas), sino también los depósitos de grasa, cal y detergente de las tuberías. No solo eliminarás los malos olores, sino que también conseguirás que el lavavajillas funcione mejor.

-Por último. Aprovecha y rellena el depósito de sal y de abrillantador.

Y, ¿el horno?

-Lo primero, déjalo vacío. Tengas o no un horno con programas de autolimpieza, los expertos recomiendan sacar primero las bandejas y los raíles laterales, es fácil y no se requieren herramientas. Al quedar la zona totalmente lisa, será más cómodo pasar el trapo una vez se haya completado el ciclo de pirolisis o de limpieza por vapor.

-Limpia raíles y bandejas. Tanto si usas un programa de autolimpieza como si vas a hacer una limpieza manual, puedes aprovechar y poner tanto los raíles como las bandejas del horno en el lavavajillas. En estos casos, puedes aprovechar accesorios como el Traywash, de Beko, que permite colocar hasta tres bandejas de horno en el lavavajillas. Ya que estás, también puedes añadir los filtros de la campana. No hay nada mejor que un programa de lavado intensivo a altas temperaturas (70ºC) para eliminar la grasa acumulada con máxima eficacia.

-No te olvides de la puerta. Es necesario limpiar los diferentes paneles de cristales de tu horno, que suele tener uno interior y otro exterior. Para sacar el panel, tienes que abrir la puerta lo máximo que puedas, así facilitas la extracción en horizontal. Tira de la parte superior del cristal con mucho cuidado y extráelo. Una vez hecho, límpialo con agua y jabón normal, sécalo bien, y vuelve a instalarlo. Cada cristal tiene una única posición, así que no será difícil volver a colocarlo.

-Usa programas de pirólisis o vapor inyectado. Estos sistemas de limpieza automática están preparados para soportar temperaturas de hasta 480º C con tal de reducir la suciedad y la grasa a cenizas. El bloqueo de puerta y sus 4 cristales aseguran una limpieza cien por cien segura. También tienes la opción de limpieza con vapor inyectado o SteamShine+, ya que es un potente agente limpiador para tu horno y evita el uso de detergentes abrasivos. En el caso de los hornos de vapor de Beko, lo generan e inyectan en la cavidad del electrodoméstico ablandando los restos de comida y grasa. Es un ciclo rápido de 35 minutos altamente eficaz a la hora de disolver la grasa más incrustada.