La soledad de la Infanta Elena

Tras la salida del Rey Emérito de España, la duquesa de Lugo atraviesa su peor momento

La infanta Elena de Borbon con su perro por las calles de Madrid 03/06/2020 MadridUSGGTRES

La Infanta Elena ha sido siempre la preferida de Don Juan Carlos y más desde que se convirtió en su «pareja» lúdica, sobre todo tras la abdicación y el distanciamiento oficial con las labores de la Corona. Comparten aficiones como la caza y la vela, rutas gastronómicas por España, tardes taurinas en la Feria de San Isidro o en la semana grande de San Sebastián y Bilbao donde se confirmaba la buena sintonía entre padre e hija. Un ocio al que se unían cuando eran menores de edad Froilán y Victoria. Son los nietos que más han convivido con el abuelo rey y del que han recibido el mayor apoyo cuando los padres se divorciaron. Felipe Froilán tuvo una época complicada en la que no se centraba en los estudios y eran frecuentes sus apariciones en las revistas del corazón. Fue Don Juan Carlos quien aconsejó a su hija para que lo mandara a estudiar a Estados Unidos. La experiencia fue positiva y el chico acabó su primer ciclo académico en el internado de Washington con buenas notas.

Tanto el primogénito como su hermana han querido homenajear al abuelo, después de su salida de España, en las redes sociales, con sendas fotografías en las que aparecen con él. Para la Infanta Elena y sus hijos la situación que está viviendo el monarca jubilado en estos últimos meses es también muy complicada en el terreno afectivo.

La duquesa de Lugo ha estado muy pendiente de su padre y no ha dejado de visitarlo en el palacio de la Zarzuela donde permaneció el monarca desde que comenzó el Estado de Alarma. Ya lo hacía antes de que se hiciera público el comunicado por el que Don Juan Carlos informaba a Felipe VI su intención de abandonar por un tiempo el que ha sido durante más de cuatro décadas su casa. Antes de la crisis por el coronavirus la Infanta solía acudir casi a diario al recinto de la Zarzuela donde tiene sus caballos. Una vez que terminaba su entrenamiento y siempre que su padre se encontrara en el palacio se encontraban para compartir el aperitivo o la merienda. Hace años era habitual ver a padre e hija en el bar del hotel Ritz tomando una cerveza la infanta y una copa de Vega Sicilia el Rey. De esas mañana o tardes compartidas ya no queda nada.

Enlace en la familia real

Aseguran los que conocen a la Infanta que en los últimos años se ha convertido en el mejor enlace entre los miembros de la familia real . Desde que el Rey Felipe y Doña Letizia marcaron las distancias con la infanta Cristina, la primogénita era el hilo conductor con su hermano y sobrinas. Con la Reina Letizia hay menos sintonía, pero el trato es correcto.

Para la primogénita Borbón Grecia, la salida de España de su padre ha supuesto uno de los momentos más tristes que ha vivido tras su separación de Jaime Marichalar. La infanta Elena sigue siendo a día de hoy el mejor apoyo para el monarca aunque sea en la distancia. Lazos de sangre.