El drama de Nacho Vidal tras ser acusado de homicidio: “No soy un chamán”

El ex actor porno se defiende y relata lo sucedido durante un ritual de sapo bufo en el que falleció el fotógrafo José Luis Abad

El pasado 3 de junio, Nacho Vidal fue detenido por la Guardia Civil acusado de un delito de homicidio imprudente al haber participado en un ritual místico consistente en inhalar “veneno de sapo”, y en el que murió de un infarto, producido por los efectos de esta droga, el fotógrafo valenciano José Luis Abad. Los hechos ocurrieron en Julio de 2019 en la casa de campo que el actor tiene en la población valenciana de Enguera y el productor asegura que José Luis “estuvo durante un mes y medio o dos meses” insistiéndole a su prima para tomar la “medicina de sapo”.

Tres meses después de su detención, el ex actor porno ha concedido una entrevista a ‘El Periódico de Cataluña' en la que se defiende de las acusaciones de homicidio y da su versión de lo sucedido. En primer lugar, Vidal también niega que se trate de un “ritual” y apunta que durante el proceso le dijo al fotógrafo “yo no soy un chamán, no soy tu maestro, simplemente te voy a acompañar con la medicina”.

Según relata, Abad fumó la droga del sapo y se desplomó. En ese momento y cuando vio que algo no iba bien trató de socorrerle: “Automáticamente, él entra en una parada y se queda en catarsis, no respira. Creo que pasaron unos 15 segundos. Repito, está grabado. Cuando veo que él no está respirando, lo atiendo. Es mentira que no lo socorrí (...) Hice todo lo que estuvo en mi mano para salvar esa persona. Me tiré al suelo, lo recuperé. Hice el 30-2 lo mejor que pude", señala.

Vidal asegura que tras “recuperarlo” empezó a “revolverse por el suelo” y por eso “dicen que no” le atendió: “Estuvo 22 minutos respirando y moviéndose por el suelo. Ese es el viaje, esa es la experiencia. Es lo que le pasa al 100% de las personas que toman esa medicina”. Dice que al ver que la víctima se movía mucho intentó llevarlo a la “calma” con “campanas” y entonces “empezó a relajarse”, momento en el que pensó que ya “volvía del viaje”. “De repente, la espalda hizo puff y se quedó quieta. Entonces le dije a mi prima que dejara de grabar y llamara a una ambulancia”, relata.

Vidal además niega que hubiera cobrado por practicar este ritual y asegura que “es un acoso y derribo contra el personaje de Nacho Vidal”: “Yo soy Nacho Vidal, yo no soy un chamán. Cómo voy a cobrar. ¿Por qué voy a cobrar? Viene una persona que es amigo de mi prima a pasar el día y a comer una paella. ¿Cómo le voy a cobrar?”.

En la entrevista, Nacho Vidal se muestra tranquilo ya que segura que todo lo que relata está grabado, pero sí que advierte de las secuelas psicológicas que le ha traído el terrible suceso: “Todos los días paso por donde ese chaval se ha muerto y me hacen sentir que es mi culpa y como una mierda”. "¿A ti se te ha muerto alguien en las manos alguna vez? ¿Sabes cómo te queda la cabeza después?», señala visiblemente afectado.