El llanto cruel de Isabel Pantoja

La tempestad dialéctica de su hijo Kiko la pilló atrincherada en su Junquera de “Cantora”

Isabel Pantoja, emocionada en su debut en 'Idol Kids'La Razón (Custom Credit)Telecinco

La tempestad dialéctica de su hijo Kiko la pilló atrincherada en su Junquera de “Cantora”. Sabia lo que se avecinaba y no pudo parar judicialmente la emisión del programa en el que el Dj destrozó la imagen de una madre a la que hoy acusa de haberle engañado toda la vida.

Isabel Pantoja, dicen, no vio el desmesurado ataque en directo, fue su hermano Agustín quien le puso al tanto de todo, y según le iba contando el rostro de la tonadillera fue llenándose de lágrimas. La reina del “dientes, dientes”, la maestra del “cómprate una vida”, se revolvía en su asiento como si le estuvieran dando la puñalada definitiva.

Se ha quedado sin apoyos y casi sin amigos, sus problemas económicos la hunden en la “miseria”, y su reciente comunicado contra los medios de comunicación que, según ella, atenten contra su honor en este enfrentamiento materno filial, nos presentan a una mujer desbordada por los acontecimientos.

Anclada en un pasado artístico que no volverá, dedicada en cuerpo y alma a una madre enferma de Alzheimer, destruida por su hijo... Pantoja vive una de las peores etapas de su vida. Su único consuelo es el llanto.