Que venga ya Penélope Cruz a gritar «¡Pedroooo!»

La actriz española Penélope Cruz posa durante la rueda de prensa de presentación de la película "Todos lo saben".
La actriz española Penélope Cruz posa durante la rueda de prensa de presentación de la película "Todos lo saben".Frank RobichonEFE

Los psicólogos definen la fatiga pandémica como el cansancio mental que conlleva abulia, apatía y tristeza al ver que el virus continúa entre nosotros y condiciona nuestras vidas. Deduzco que la fatiga política será entonces algo así como el cansancio mental que conlleva abulia, apatía y tristeza al ver que el Gobierno continúa ahí y condiciona nuestras vidas. Para combatir la fatiga de perder a Lorena Roldán, amén de otras pérdidas, Inés Arrimadas confesó en plan superwoman que su partido desenmascaró a Sánchez en la negociación de los Presupuestos, o sea, que lo dejó en pelota picada al elegir a la cuadrilla de la investidura y no a CS. Lo considera un logro. Pues no. Eso es precisamente lo que Él ha pedido a los Magos Republicanos: poder andar sin mascarilla, definitivamente desenmascarado, desnudo como los hijos de la mar, para que todo dios contemple sin lugar a dudas que pese a las presiones y crueles críticas de las cloacas no hay ni asomo de patas de gallo, flacidez o cara caída en su bonito, terso y duro rostro, ni desmejora alguna en la tableta ni en lo que le cuelga. Todos sentimos la fatiga pandémica y política menos Él. Que venga ya Penélope Cruz, que grite «¡Pedroooo!» y le entregue la capa de Supermán. Debería decirnos qué bebe por las mañanas para mantener intacto su encanto y su discurso «wonderful». Presi, denos una pista, porfa, háganos partícipes del secreto de su poderío, ese que le lleva, por ejemplo, a erigirse por decreto en el controlador total de los fondos de la ayuda europea: Él decidirá qué proyectos son idóneos para el país sin la ayuda de supervisores independientes, como hacen otros países y recomienda la propia UE. Toma ya superhéroe. Toma ya capo di tutti capi. Toma ya desplante torero que grita: ¡dejadme solo! Tan es así, que ha relegado a Nadia Calviño de la gestión de los susodichos fondos para incluir como lugarteniente o consigliere al vice segundo, que así adelanta por la izquierda a la vice tercera en su ruta podemita para convertir a Nadia en Nadie. En 2021 será Rey Mago para los elegidos y Don Tacañón para la mayoría. Roscón para pocos, dicen, y la rosca entera para Él.

¿Conocerá la poción mágica de Astérix y Obélix?