Kiko Rivera se derrumba: “No puedo más, dejo esto apartado, no me voy a sentar más en un plató”

El Dj ha enviado un comunicado a través de su cuenta de Instagram en el que asegura que está destrozado y que tiene que centrarse en su salud mental y física

Lleva semanas hablando sobre el tema, esa herencia envenenada que le ha lllevado ya varias veces a un plató de Telecinco a contar penas, guerras y desgracias, y a ocupar en dos ocasiones la portada de la revista Lecturas. El legado de su padre, Paquirri, y los presuntos engaños de su madre a la hora de tratar los asuntos económicos derivados de ese legado le han llevado a romper relaciones con Pantoja. Tan turbio era el asunto, que Kiko lo ponía desde el primer momento en manos de sus abogados para, además de contar públicamente sus frustraciones y malas experiencias, allanar el camino a futuras acciones judiciales si lo encontrase oportuno.

Anoche mismo daba su última entrevista en el «Deluxe». E insistía en los mismo: “Quiero que se cumplan las últimas voluntades de mi padre con sus tres hijos, y voy a intentar poner un poco de orden”. Pero su rabia acumulada le llevaba además a adelantar que las cosas se iban a poner aún más feas para la familia: “Esta semana va a ser muy movida, mi paciencia se ha agotado. La maquinaria está en marcha. Ya les ha llegado el primer requerimiento a mi madre y su hermano, un ultimátum, y no lo han recogido. Van a tener que rendir cuentas de lo que han hecho. No tengo otra opción de ir a por todo…”.

Sin embargo, hace apenas tres horas, Kiko lanzaba a través de sus redes sociales un comunicado oficial en formato vídeo en el que se derrumaba y aseguraba no poder más con la situación. A continuación, reproducimos sus palabras:

“Quiero utilizar esta plataforma (Instagram) para comunicaros que ya no puedo más. Mentalemente estoy destrozado... destrozado... Otro domingo más pasando por este trago. Entiendo que haya gente que esté a tu favor y que gente que no, es normal, es televisión. Pero estoy destrozado, mentalmente destrozado... pfff... Necesito un descanso mental y creo que voy a apartar todo esto, ¿vale? Voy a apartar todo, me voy a centrar y volcar las energías que me quedan en mi curro, que es mi música, porque ya no puedo más, tío...

Escuchas a fans diciendo gilipolleces, a nuestra amiga Belén (Esteban) ahí zasca, zasca... cuando ella sabe perfectamente que lo que estoy diciendo es verdad. Al final es televisión y hacen su espectáculo como ellos quieren... Y por mi salud mental ahora mismo tengo que frenar. No puedo más, no puedo más, no puedo más... Ya no puedo más (se frota los ojos).

Quería comunicarlo de esta manera. Podría hacerlo de otra, pero he decidido hacerlo de esta. Todo lo que he contado es verdad, quiero que lo sepan. Todo lo que he contado es verdad. Me he llevado una desilusión tremenda con mi familia... tremenda... Con mi madre, con mi tío... horroroso, ¿sabes? Y ya no puedo más porque me está afectando a mi día a día, tengo mal humor, peleo con mi mujer, peleo con amigos... Hay veces que no tengo ganas de absolutamente nada y... básicamente estoy hasta la polla.

Así que voy a tomar la decisión de apartarme un poco de todo esto, centrar mis energías en mi música y eso no quiere decir que no vaya a luchar por lo que es mío, pero ya va a ser judicialmente. No tengo ganas de volver a sentarme (en un plató) y salir destrozado. Porque allí todo está bien, estás diciendo toda tu verdad, pero luego hay gente que no se pone en tu pellejo y miran pa’ su culo, y claro, es lo que pasa, que mentalmente es un desgaste.

Quiero agradecer a todos los que estáis aquí ahora mismo (en el directo de Instagram) y a todos los que me mandáis mensajes de ánimo: gracias de corazón porque no sabéis lo importante que es. Pero bueno, la decisión está tomada. La tomé anoche después de lo que fue la noche... me acosté a las cinco y media de la mañana reflexionando, pensando, y si no miro yo por mí, nadie va a mirar, ¿vale? Tengo que mirar por mi salud, tengo que mirar que esto me ha afectado de todas las maneras, he vuelto a engordar la h**tia, vuelvo a tener la cara de papa que tenía antes, me lo como absolutamente todo, tengo una ansiedad que te cagas... Y esto hay que solucionarlo.

Y la solución la tengo yo. La solución es ponerte manos a la obra, dejar esto apartado, y me refiero a no volver a sentarme a contar las mil y un cosas que tengo por contar, pero mejor vamos a dejarlo ahí, que creo que ya no hace falta que cuente más nada para saber cuál es la puta realidad, y voy a mirar por mí. Ahora sí que voy a empezar a mirar por mí, por mi salud, por estar bien con mi mujer, porque nos afecta, aunque penséis que no, nos afecta, y mucho... A estar bien con mis hijos, a estar bien con la gente que me quiere, al fin y al cabo a estar bien con vosotros, que sois una parte importante de mí, y nada... que me va a costar... me va a costar... Pero pa’lante.

Dicho queda. Sí que voy a dejar que esto se quede grabado y que salga en todos los sitios donde deba salir. Pero en este momento tengo que centrarme en mi salud mental y también en mi cuerpo (sonríe), que está adaptando de nuevo esa forma de pera de agua. Vamos pa’lante. Que os quiero mucho. Que esto se quede aquí para toda la vida. Gracias a todos por estar siempre conmigo”.