Casa Real

La feliz vida de Iñaki Urdangarin después de las tormentas

El periodista Nacho Gay narra en ‘Urdangarin, relato de un naufragio’ la dura época del exduque de Palma en prisión y todo lo que allí vivió hasta convertirse en el hombre nuevo que es hoy

Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo
Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo FOTO: Gtres

Iñaki Urdangarin vuelve a la actualidad (de la que en realidad nunca se fue) y en esta ocasión lo hace en forma de libro. El periodista y director de ‘Vanitatis’, Nacho Gay, destapa los secretos más desconocidos del exduque de Palma en ‘Urdangarin. Relato de un naufragio’, centrándose sobre todo en su intenso y cuestionado paso por prisión y en su posterior vuelta a la vida real, justo cuando conoció a su actual pareja, Ainhoa Armentia.

'Urdangarin, relato de un naugrafio', el nuevo libro de Nacho Gay
'Urdangarin, relato de un naugrafio', el nuevo libro de Nacho Gay FOTO: Casa de Libros

- ¿Cómo vivió Iñaki Urdangarin su estancia en prisión?

Se elige Brieva porque es una cárcel de mujeres que tiene construido un pabellón externo de tránsito que le permitía vivir en la más absoluta soledad

- ¿Fue un preso con muchos privilegios?

Tenía una serie de comodidades que obviamente otros presos no tienen: una televisión, una bicicleta, una cafetera, un refrigerador... ¿Estaba todo esto justificado? En principio, por cuestiones logísticas y de seguridad, un poco sí, porque como él no podía coincidir con las presas de otros módulos era mejor que hiciese el deporte en su propio habitáculo. La cocina también estaba en el otro módulo y él tenía que tener un refrigerador, una cafetera para poder tomar café, y se hizo así para evitar estar yendo y viniendo...

Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo
Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo FOTO: Óscar Ortiz Europa Press

- ¿Cuál fue su principal apoyo en esos años?

En la cárcel tuvo varios apoyos. Es cierto que tuvo varios beneficios, pero eso también acarreaba una serie de consecuencias muy negativas. Pasaba unas veinte horas al día de media en la más absoluta soledad, y por su celda solo pasaban el Padre Galán, capellán de la cárcel, porque él desde el primer día le comunica a la directiva de la prisión que quiere apoyo espiritual. Ellos empiezan a tener una relación que iba mucho más allá de preso y clérigo, y poco a poco se fueron haciendo amigos y a mantener una relación muy cercana, hasta el punto de que todas las tardes él se acercaba a charlar con Urdangarin

- ¿Crees que el Iñaki de ahora fue el mismo que en 2018 entraba en la cárcel?

Iñaki Urdangarin no es el mismo después de haber pasado por prisión. Hoy es mucho más inseguro y más callado. Antes era el centro de atención de todas las fiestas, pero durante los últimos años su actitud ante la vida cambió muchísimo, porque estaba más deprimido y menos risueño. El proceso de aquella soledad y las lecturas sobre religión hicieron que cambiase su personalidad, y es el periodo de la cárcel lo que le hace reflexionar sobre su futuro. Quería tener una vida después de la cárcel y eliminar ese estigma que tenía, poniendo todas sus fuerzas en romper con su pasado

Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin FOTO: Raúl Terrel Europa Press

- ¿En la actualidad él es un hombre feliz?

Iñaki es un hombre cada vez más feliz. Durante la prisión se preparó para ser coach deportivo, pero se dio cuenta de que era muy difícil, tanto es así que hoy no le ha contratado nadie, porque ningún club deportivo se ha arriesgado a las posibles críticas de contratar a ese hombre que fue condenado. Al tiempo de esto, mantiene un proceso complicado de divorcio con la Infanta Cristina por la infidelidad, porque algunos de sus hijos no llevaron bien las fotografías de ‘Lecturas’, y lo cierto es que estos primeros meses de 2022 han sido muy complicados para él, aunque ahora está enamorado y cada vez está mejor, tanto física como psicológicamente