Gente

Mafalda de Bulgaria, la hija de Rosario Nadal y el príncipe Kyril, la princesa que debuta como cantante en Mallorca, su isla

La hija de Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria ofrecerá su primer concierto en Mallorca el próximo jueves 29. Instalada en España desde el otoño del pasado año, huye de su papel de princesa para vivir de su pasión, la música

Mafalda de Bulgaria
Mafalda de BulgariaInstagram

En noviembre de 2020, en plena nueva ola de la pandemia, Mafalda de Bulgaria (Londres, 1994) lanzaba en sus redes sociales su single, «Decir adiós». Era la primera canción que interpretaba en castellano y sorprendía a todos porque, hasta la fecha, solo se la había escuchado cantar en inglés. «La compuse en un vuelo Madrid-Los Ángeles. Acababa de ofrecer un concierto y la energía con el público fue increíble. En ese avión supe que la nueva grabación sería en español», explicó tiempo después en algunas entrevistas. Ese guiño a sus orígenes la traerá también de vuelta a su casa el próximo 29 de julio. Ese día se subirá al escenario de Ses Voltes, en Palma, en el marco del Atlántida Film Festival, certamen que la Reina Letizia clausurará, con toda probabilidad, el 1 de agosto, cuando ya esté instalada en Marivent. Entre el público se espera a miembros de su familia.

La mayor de los tres hijos del matrimonio formado por Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal, tuvo muy claro desde pequeña que quería dedicarse a la música a pesar de estar emparentada con la nobleza europea y ser educada como una princesa. Su madre, que fuera musa de Valentino, inculcó en Mafalda, Olimpia y Tassilo el gusto por el arte y la música: «Nos llevaba muchísimo de conciertos cuando éramos pequeños. Me empapé de esa energía, quería ser parte de eso». Así que cuando concluyó sus estudios básicos en Londres, se mudó a Boston para perseguir su sueño. Allí ingresó en la prestigiosa universidad de Berklee College of Music, donde han estudiado otros grandes como Quincy Jones, Diana Krall o John Mayer, graduándose con calificaciones cum laude. A los 14 años ya había compuesto su primera canción y a los 25 grabó su primer disco, «Goodbyes», un álbum de estilo dark pop -como ella misma definía en un amplio reportaje en «Harper’s Bazaar»-, y con el que cosechó buenas críticas. En esa misma publicación, también habló de los consejos que recibió de sus padres al empezar. «Me dijeron: trabaja duro, sé fiel a ti misma y a tus valores. Y eso hago». De ahí, que esa revolución y cambio de registro al lanzar este mismo año nuevas canciones, todas en castellano, sea, en realidad, un homenaje a la tierra natal de su madre y a sus veranos en la isla.

«Cuando a mis hijos se les pregunta de donde son, dicen que son mallorquines. De hecho, entre ellos hablan en un español de la isla muy gracioso». Esta frase pronunciada por el hijo de del rey Simeón de Bulgaria en agosto de 2019, tras recibir el galardón Mallorquín de Verano, resume muy bien ese amor que el matrimonio, ya separado, siempre inculcó por la isla a sus pequeños. «Me siento extremadamente mallorquina», reconoció Mafalda –que lleva ese nombre en homenaje a una tía de su abuela- al periódico «Última Hora». Sus nervios por cantar en su tierra, no los oculta: «Era uno de mis grandes retos y estoy feliz».

Amigos y mudanzas

Instalada en Madrid desde octubre del pasado año tras vivir durante tres años entre Los Ángeles y Nueva York, y convertirse en una asidua de las pasarelas de moda, su debut musical llegó en junio de 2017 durante el desfile que ofreció Massimo Dutti en Casa de América, evento que reunió a la princesa Miriam de Ungría, a la exmodelo Blanca Suelves, a Rafa Medina, duque de feria o a la mismísima Marta Ortega con Carlos Torreta, entre otros. En 2018, el diseñador Michael Kors la elegía para cantar en la fiesta que organizaba en el Hotel Claridge’s de Londres y a la que asistieron Kate Moss, Cressida Bonas o Lady Amelia Windsor y ya en 2019 presentó ante los suyos en la madrileña sala Sirocco sus nuevas canciones. Allí se vio a sus tías María García de la Rasilla y Carla Royo-Villanova, y a su abuela, Margarita Gómez-Acebo.

Amante del baloncesto, de la cocina y del cómic, Mafalda cuenta con una legión de fans entre la realeza europea, entre ellos, Pauline Ducruet, hija de Estefanía de Mónaco, o Olympia de Grecia, hija de Pablo y Marie-Chantal de Grecia. Entre sus amistades, la «it-girl» Olivia Palermo, con la que solía compartir su tiempo y cafés en la Gran Manzana.