Gente

Los 10 datos que no sabías de la boda de Lady Di celebrada hace 40 años

Hoy hace cuatro décadas del enlace del príncipe Carlos con Diana de Gales. Una boda que marcó una época

Diana de Gales, el día de su boda con el príncipe Carlos de Inglaterra
Diana de Gales, el día de su boda con el príncipe Carlos de InglaterraAp Ap

1. El príncipe Carlos y Diana de Gales se conocieron en 1977 cuando el heredero al trono británico acudió como invitado de Sarah, la hermana de Lady Di, a una fiesta de caza en Althorp. Ella teía 16 años y él, 29. Mientras que a ella, Carlos le pareció “triste y aburrido”, al primogénito de Isabel II, Diana le resultó “divertida, animada y llena de vida”. No volvieron a verse hasta julio de 1980, cuando unos amigos comunes organizaron un encuentro en Sussex. Allí se besaron por primera vez.

2. El 8 de septiembre de 1980, Carlos la invitó al castillo de Balmoral. La prensa británica anunciaba “El príncipe enamorado de nuevo”. Tras su compromiso oficial en febrero de 1981, Diana dejó su trabajo en el jardín de infancia Young England en Pimlico, en Londres, y se mudó a Clarence House, la residencia de la Reina Madre.

Diana de Gales, con su hermana Sarah Spencer FOTO: Efe Efe

3. Según aseguran fuentes cercanas, Diana y Carlos tan solo se vieron tres veces antes de que él la propusiera matrimonio. El 24 de febrero de 1981, el Palacio de Buckingham anunciaba: “Con el placer que la reina y el duque de Edimburgo anuncian el compromiso de su amado hijo, el príncipe de Gales, con Lady Diana Spencer, hija del conde Spencer y la honorable señora Shand Kydd”.

4. En la primera entrevista que los prometidos concedieron a los medios, un periodista les preguntó si estaban enamorados y mientras la novia respondió ¡sí! el príncipe remató con un “Whatever ‘in love’ means” (“Lo que sea que signifique ‘enamorado’”). Carlos realmente estaba enamorado de Camilla Parker Bowles, una mujer casada, mayor que él y con quien no podía casarse, en ese momento, aunque ella se divorciara.

5. Diana tuvo que aceptar condiciones de la realeza para casarse con el heredero como someterse a una prueba de virginidad tomada por los ginecólogos de la reina, para que confirmaran si era o no virgen, ya que si no lo corroboraban no podría casarse con el príncipe.

6. El anillo de compromiso fue elegido por ella, en la joyería Garrard: un sortija con un zafiro ovalado de Ceilán y 14 diamantes que lo rodeaban. Un regalo que lue heredó su hijo, el príncipe Harry quien se lo cedió a su hermano William en su compromiso con Kate Middleton.

Diana de Gales, el día de su boda, saluda a la pequela Clemmie Hambro, una de sus damas de honor FOTO: La Razón

7. La boda real se llevó a cabo el 29 de julio de 1981 en la Catedral de Saint Paul, en Londres. Para vestir a Diana el día de su boda escogió a los diseñadores David y Elizabeth Emanuel, cuya primera cliente de alta costura había sido Bianca Jagger.

8. La novia llegó a la catedral en una carroza ya que el velo (140 metros de tul) era tan voluminoso que no dejaba sitio para que a su lado se sentara su padre. El vestido de la princesa de Gales fue de tafetán de seda y antiguos encajes importados de Francia, de la firma textil Carrickmacross, que fueron de la reina María de Teck. En el interior llevaba, como símbolo de buena fortuna, una herradura de oro de 18 quilates. Hasta último momento se tuvieron que hacer ajustes ya que Diana no dejaba de perder peso. La novia no usó joyería de la colección de la reina Isabel II. Todas las piezas fueron de su familia: la tiara de diamantes que sujetaba el velo fue creada en 1930 a partir de piezas que pertenecían a la familia Spencer. Además, al ser de la misma altura que el príncipe, Diana usó zapatos sin tacón.

9. En sus votos Diana omitió la palabra “obedecer”. Años después, las esposas de sus hijos, Kate Middleton y Meghan Markle, harían los mismo en sus bodas. Además, Diana se equivocó con el nombre de su esposo y en lugar de nombrarlo Charles Phillip lo llamó Phillip Charles, al revés. Carlos en vez de ofrecerle a la novia “mis bienes materiales”, le ofreció “tus bienes”. Tras los votos, Carlos de Inglaterra olvidó besar a la novia. Lo hizo después en el balcón del Palacio de Buckingham, instaurando una nueva tradición.

10. La tarta de boda fue confeccionada por la Escuela de Cocina de la Marina Real. Tenía cinco pisos, medía metro y medio de altura y pesaba unos cien kilos. El último piso estaba coronado por una cascada de orquídeas blancas, lilas del campo y fucsias símbolos del amor puro, incondicional y eterno. Mientras que para Diana la boda fue “ como estar en el paraíso, algo asombroso, maravilloso, aunque estaba tan nerviosa cuando me dirigía al altar que puedo jurar que oía el ruido que hacían mis rodillas al entrechocar”, para Carlos fue “el peor de su vida” llegando a afirmar que se sentía como “un cordero rumbo al matadero”. El 12 de julio de 1996, la oficina de prensa de la Reina de Inglaterra anunció la disolución “amistosa” del matrimonio entre Carlos de Inglaterra y Diana de Gales.