Gente

Charlene vuelve a Mónaco pero se instala en un apartamento

La princesa ha regresado al Principado pero no vive en palacio junto a Alberto de Mónaco. lo que vuelve a disparar los rumores de ruptura

La princesa Charlene de Mónaco, en una imagen de Archivo
La princesa Charlene de Mónaco, en una imagen de Archivo FOTO: Dominique Jacovides / Bestimage GTRES

Recuperada de su infección y tras sufrir tres operación en Sudáfrica,la última el pasado 8 de octubre, la princesa Charlene regresó al Principado de Mónaco hace unos días. En el aeropuerto la esperaba su esposo Alberto II y sus dos hijos mellizos, Jacques y Gabriella. Sin embargo, a pesar de que su vuelta a casa parecía zanjar los rumores de distanciamiento, e incluso de separación, de la pareja, un descuido de la cuñada de la exnadadora, Chantell Wittstock, ha revelado que la princesa vive fuera de palacio, concretamente en un piso “de soltera” de 300 metros cuadrados y dos dormitorios.

Wittstock ha asegurado al Daily Mail, que la princesa “está muy recuperada de la infección que sufrió estos meses pero no vivirá de manera habitual en el palacio ni tampoco está incluida en la agenda oficial del Principado”. Además, la misma fuente revela que antes de marcharse a Sudáfrica, Charlene ya había abandonado el palacio en otras ocasiones y se había instalado en este mismo apartamento situado a escasos 300 metros de la residencia de los Grimaldi. “No está claro aún dónde se instalará ni nada de eso, es decir, acaba de llegar y tiene aún que situarse. La princesa Charlene está muy contenta de ver a los niños y ellos de ver a su madre de nuevo”.

Con respecto a la vuelta de la princesa a los actos oficiales, la cuñada de Charlene y miembro de la directiva de su fundación benéfica no despeja demasiadas dudas, ya que todo depende de que su recuperación se lleve a cabo por completo. “Eso no pasa de la noche a la mañana. Ella, desde luego, se lo va a tomar con calma. Y sí, su principal prioridad ahora será pasar tiempo con sus hijos y su familia”, ha insistido. Estas palabras sugieren que tal vez sea prematuro coger otro vuelo tan solo cuatro días después de su regreso, teniendo en cuenta que hasta ahora los médicos le desaconsejaban someterse a altas presiones. No obstante, su cuñada insiste en que las últimos tratamientos realizados en Sudáfrica han sido “un éxito”.