Gente

Don Juan Carlos obligaba a Corinna a celebrar una “falsa Navidad”: “No quería pasarla con su familia”

Un nuevo capítulo del podcast “Corinna y el Rey” en el que la alemana revela el por qué de los 65 millones de euros que el emérito le regaló

Corinna zu Sayn Wittgenstein / Corinna Larsen
Corinna zu Sayn Wittgenstein / Corinna Larsen FOTO: Brian Farmer GTRES

Como cada lunes, el próximo lunes 28 de noviembre sale a la luz el quinto episodio del podcast “Corinna y el Rey”, producido por el estudio de contenidos Project Brazen. “Falsa Navidad” no dejará indiferente a nadie. Durante el mismo, Corinna contará su experiencia con el General Sanz Roldán al presentarse éste inesperadamente en su hotel para hacerle una petición que se convertirá en toda una pesadilla para ella.

Además, la ruptura de su pacto con el General le traerá consecuencias inimaginables que le afectarán tanto personal como profesionalmente. Es durante esta quinta entrega cuando podemos conocer todos los detalles de la entrega de los 65 millones de euros que en forma de agradecimiento, recibió por parte del emérito. Antes de recibir el dinero, Corinna quiso saber que conlleva la aceptación del “regalo”. A pesar de la ruptura de la pareja, la alemana tiene que cumplir todos los deseos del monarca para mantenerle feliz, como celebrar una “falsa Navidad”, ya que según sus propias palabras, “no quería pasarla con su familia”.

La voz en off del pódcast cuenta cómo Don Juan Carlos estaba triste por el fin de su relación con Corinna y también por su caída de popularidad. Además la relación con la familia no atravesaba por su mejor momento. Según “Corinna y el Rey”, en ese momento la Reina Sofía vivía casi siempre en Londres, en un hotel, y solo se trasladaba hasta España para cumplir con su agenda oficial. Todo parecía, según el podcast, urdido para quitar el trono al Emérito y que lo ocupara el príncipe Felipe.

“Las relaciones familiares se habían deteriorado hasta tal punto que me dijo que no podía soportar la idea de pasar la Navidad con ellos y que temía volver a casa”, dice Corinna.

“Falsa navidad” se sitúa en el 22 de diciembre de 2013, en la casa de campo de Philip Adkins, el primer marido de Corinna. En la cena, se reúnen la propia Corinna y sus dos hijos, Nastassia y Alexander, para los que hubo regalos y el Emérito: “El Rey estaba rodeado por aduladores babosos. Era todo un espectáculo de circo para mantener feliz a ese hombre poderoso. Lo que articulaba como un deseo debía hacerse realidad”. “Pasó dos navidades fingiendo. Una es la falsa feliz Navidad con las personas que quiere y otra es la falsa Navidad de verdad con las personas que ya no puede soportar”, señala Corinna.

El Rey actuaba como si siguieran siendo pareja, “fingiendo que no existían agentes del servicio secreto, ni que había juicios por corrupción alrededor de los Borbón”. Tan feliz que quería volver a Reino Unido para pasar allí su cumpleaños en enero, en casa de Corinna. Y no hace falta tirar demasiado de hemeroteca para saber que ese cumpleaños, el 5 de enero de 2014, fue el desencadentante de una de las mayores polémicas protagonizadas por el Rey y que provocó su abdicación meses después.

Era la Pascua Militar de 2014. Don Juan Carlos provocó extrañeza en todos los que siguieron su discurso, ya que el monarca no dejaba de trastabillarse. Zarzuela lo achacó a sus problemas de salud, los focos y el tamaño de la letra. Poco después se supo que se debía al cansancio y a los efectos de haber estado el día anterior en Londres celebrando su cumpleaños.

Enntonces se culpó directamente a Corinna, pero la amiga especial del monarca asegura que estuvo tensa durante toda la comida, pendiente de que no se emborrachara mucho, porque era un día muy importante y ella no quería verse de nuevo metida en problemas, por eso lo mandó de vuelta a Madrid antes de que anocheciera: “No bebió demasiado y parecía estar en buena forma, inusualmente alegre”.