Gente

Las confesión más sincera de Paulina Rubio sobre Colate: “Prefería no estar con él a tener algo tan tóxico”

La mexicana se encuentra volcada en su faceta como madre y en la promoción de su nuevo single

La cantante Paulina Rubio y el empresario Nicolás Vallejo-Nágera, en una imagen de Archivo / Instagram
La cantante Paulina Rubio y el empresario Nicolás Vallejo-Nágera, en una imagen de Archivo / Instagram

Con motivo de la publicación de su nuevo single, la cantante Paulina Rubio ha concedido una entrevista en la que se sincera sobre su vida personal y la ruptura con Nicolás Vallejo-Nágera, padre de su primer hijo, Andrea Nicolás. La batalla legal por la custodia del menor comenzó hace nueve años, pero finalmente el empresario ha decidido no seguir adelante con los procesos judiciales. “Yo creo que fue algo inevitable, prefería no estar con él a tener algo tan tóxico, sobre todo porque sentía que no era necesario”, ha confesado la mexicana.

Paulina reconoce en que el amor es muy “confiada” y que su madre le decía “tienes que hacer las cosas más organizadas”. asegura. Aún así reconoce que la ruptura con su primer marido le supuso un aprendizaje para su siguiente relación, aunque esta tampoco acabó bien. “Oye sí, uno aprende, pero por amor uno hace cosas que jamás haría normalmente”, se justificaba la cantante.

La intérprete de “Ni una sola palabra” está preparada de nuevo para “enamorarse” aunque confiesa que no tiene prisa ya que se encuentra volcada en su carrera artística y en su faceta como madre. “Estoy tan bien en mi piel en este momento. Para empezar, mis hijos, ellos son pasión y aventura, ellos necesitan mucho de mí, no me quiero distraer”, ha concluido.

En su día a día, la cantante asegura que intenta ir “por ellos a la escuela, me despierto temprano y los llevo, paso por ellos y vamos a kárate, los llevo a hacer una tienda de campaña o picnics, lo disfruto tanto que no lo cambiaría por nada” y ha reflexionado sobre las dificultades de conciliar vida laboral y personal. “No lo podría lograr sin una familia, sin mi mamá y sin el seno familiar que ella me dio. Sí, somos mamás trabajadoras, sí, tenemos que chambear y dejar a los niños con mi mamá o con el abuelo o con el padre. Pero mis hijos entienden muy bien el valor de tener a su madre y a la abuela que tienen”.