Gente

La emotiva carta con la que Eugenia Osborne recuerda a Sandra Domecq

La primera esposa de Bertín Osborne falleció de cáncer en agosto de 2004

Eugenia Osborne, en una imagen de octubre del año pasado en Madrid
Eugenia Osborne, en una imagen de octubre del año pasado en Madrid FOTO: Jesus Briones GTRES

Aunque han pasado 17 años de su fallecimiento, su recuerdo sigue estando presente en sus hijas, Alejandra, Claudia y Eugenia, las tres hijas que Sandra Domecq tuvo con el cantante Bertín Osborne. Hoy Eugenia ha querido rendirle homenaje en una fecha tan señalada. Por ese motivo, la instagramer ha publicado una imagen de su progenitora, en blanco y negro, y el siguiente mensaje. “Hoy cumplirías años, 68 años. Ya han pasado 17 años desde que te fuiste pero pienso en ti cada día. Pienso en contarte lo que me ha pasado durante el dia, las anécdotas de tus nietos, pedirte consejos sobre la vida y el trabajo, oírte reír o enfadarte (ahora me rio recordándote enfadada)”, comienza su conmovedor testimonio. “Todos los que tuvieron la suerte de conocerte te recuerdan con tanto amor y tanto cariño que no puedo sentirme más afortunada de que tú fueras mi madre. Eras tan especial, bella, divertida, espiritual, sabia y mágica”, enumeras las infinitas cualidades que poseía su madre. “Espero volver a estar contigo, aunque no demasiado pronto. Feliz cumpleaños”, concluye su emotivo texto.

Eugenia ha recordado en más de una ocasión que el mayor deseo de su madre es que las hermanas se mantuvieran siempre unidas, como así ha sido. Uno de sus grandes lemas es “una para todas y todas para una”. “Mi madre nos lo inculcó de pequeñas y creo que es la mejor herencia que nos dejó”, señala Eugenia.

El anterior no fue un año fácil para la hija de Bertín Osborne, que anunciaba su separación del padre de sus hijos, Juan Melgarejo, el pasado mes de julio. Una ruptura amistosa después de diez años de matrimonio y casi catorce de relación.

La recordada y querida Sandra Domecq falleció el 13 de agosto de 2004 tras una dura batalla contra el cáncer.

También Claudia recordaba a su madre el día de su boda, con una foto de Sandra vestida de novia y la siguiente nota: “Hoy me toca a mi, mamá.Cuánto desearía que fueras tú la que me estuviera vistiendo… cuánto desearía ver tu cara a mi lado en el altar… pero, tal y como me prometiste, aunque no te sea posible estar físicamente, aquí estarás agarrando mi mano desde el cielo, y así lo sentiré yo. Siempre conmigo”.