Gente

Marta Riesco y su “pues sí, por qué no” a casarse con Antonio David Flores

La periodista se ha mostrado convencida de sus sentimientos hacia el padre de Rocío Flores

Antonio David y Marta Riesco
Antonio David y Marta Riesco FOTO: Mediaset

Ayer, Marta Riesco reaparecía en el plató de “Ya son las ocho”, programa que conduce Sonsoles Ónega, con las ideas muy claras. Minutos antes era interceptada por Jorge Javier Vázquez quien le preguntaba si estába segura de dónde se estaba metiendo. Marta Riesco no solo no tenía dudas, sino que incluso le pedía al presentador que no llamase a su novio “El penas”. “¿Es verdad que te quieres casar?”, le preguntaban a la periodista y era de lo más sincera: “Oye pues sí. ¿Por qué no?… Claro que me quiero casar. Tengo muy claro lo que estoy haciendo”.

Ya en el programa Sonsoles Ónega se lo volvía a preguntar incrédula, y ella respondía lo mismo. Antonio David Flores y Riesco han salido reforzados de la crisis que han sufrido en los últimos meses y ya no se esconden. De hecho, el propio Antonio David entra y sale de casa de su novia sin ningún problema. La relación parece consolidarse.

Marta Riesco
Marta Riesco FOTO: marta.riesco Instagram

Cuando Sonsoles Ónega le ha preguntado a la reportera si quería casarse, está ha contestado con un sincero “Ojalá”. Aunque de momento Riesco quiere centrarse en su trabajo, “me gustaría seguir haciendo mis reportajes, pero no quiero exponerme de esta manera. Me siento con fuerza y espero que se me sigan dando las oportunidades. Llevo más de 15 años ejerciendo mi profesión de periodista. He llegado aquí por mí misma y porque tengo talento en ciertas cosas. Que se diga que estoy aquí porque estoy con una persona conocida me parece el peor argumento”.

Por otro lado, ante la posibilidad de que Marta Riesco se convirtiera en una nueva participante del reality “Supervivientes”, ha contestado que sería “un circo de persona pero no me subo ni en un avión, así que no me voy a montar en el helicóptero, no voy a ir a ‘Supervivientes’. No me tiro ni de un trampolín”, respondía con humor.