"The final countdown" y bogavante en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

La banda Europe puso a bailar a los 500 invitados de la boda del futbolista y la presentadora tras degustar un menú con aportaciones de Dani García, un chef con tres estrellas Michelín

  • Sergio Ramos y Pilar Rubio recién casados
    Sergio Ramos y Pilar Rubio recién casados /

    EFE

Tiempo de lectura 2 min.

18 de junio de 2019. 09:46h

Comentada
Concha García Madrid. 16/6/2019

Ayer triunfó el contraste. Los 500 invitados que acudieron a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio en la Catedral de Sevilla disfrutaron de una cita en la que el rock se mezcló con la tradición andaluza. Hubo figuras de lo más variopintas que asistieron tanto a la ceremonia como a la fiesta posterior: desde Victoria Beckham hasta Talavante, pasando por los compañeros de trabajo del novio, como Keylor Navas o Joaquín.

Desde que la presentadora apareció en la Plaza del Triunfo de Sevilla con un look de lo más original -de la marca Zuhair Murad-, las opiniones y mensajes no pararon de desfilar por las redes sociales. Y es que Rubio no dejó atrás su estilo rockero para un día tan especial, lo cual demostró con un ramo de flores negro y un recogido con trenzas a un lado.

Y, para más rock, la fiesta de después. Numerosos fueron los rumores sobre quién haría bailar a los invitados durante la fiesta. Y, al final, no fue ni AC/DC ni Aerosmith. Sino la banda sueca de hard rock Europe, que hizo a todos romper a a bailar comenzando con su mítica canción "The final countdown". Pero el contraste aquí fue a más, si cabe: también se escucharon canciones de Ketama, Niña Pastori, El Cigala y, ya entrada la noche, los mejores hits que suenan en las discotecas de Ibiza gracias a la actuación del DJ Gianluca Vacchi.

La cita, además, fue analógica, pues los teléfonos móviles de todos los invitados se quedaron a las puertas de entrar en el convite. Excepto, parece ser, el de Victoria Beckham, que subió una fotografía a su cuenta de Instagram junto a su pareja.

Y, por supuesto, el menú no dejó indiferente a nadie. Los invitados degustaron cuatro platos: salpicón de bogavante, espaguetis con guiso de ternera trufado, rape al estilo del chef con tres estrellas Michelín Dani García y hamburguesa de kobe con patatas fritas. Todo esto, acompañando con vinos de la bodega Emilio Moro, un postre y un brindis con Dom Perignon. Ambiente, contraste y el estómago lleno. Y a bailar.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs