Un parque temático incluye una atracción que recrea el accidente en el que murió Lady Di

El creador de "National Enquirer Live!" explicó que sólo es una recreación de lo ocurrido y que los visitantes no verán primeros planos del cuerpo sin vida de la Princesa de Gales

  • Diana de Gales murió con tan sólo 36 años
    Diana de Gales murió con tan sólo 36 años

Tiempo de lectura 2 min.

29 de mayo de 2019. 10:15h

Comentada
Paco Rodríguez 29/5/2019

El "National Enquirer" es un tabliode norteamericano especializado en escándalos de personajes famosos. Para sacar partido al "morbo", la revista ha puesto en marcha varios parques de atracciones temáticos, en el que se exponen curiosidades de los famosos, como las fichas policiales de las celebrities o el cuerpo de Michael Jackson en una cámara hiperbárica. Sin embargo, el National Enquirer siempre ha mostrado mucho interés en la familia real británica. Por ello, han dado un paso más allá y acaba de inaugurar en Pigeon Forge, Tennessee, un parque temático cuya principal attracción es la recreación de la muerte de Lady Di en un puente de París el 31 de agosto de 1997. Así, los asistentes pueden ver una recreación en tres dimensiones de lo que ocurrió aquella noche, desde la salida de Diana de Gales y Dodi Al Fayed del hotel Ritz, hasta el fatídico momento en el que el Mewrcedes Benz S280 conducido por Henri Paul se estrelló contra un pilar del llamado Puente del Alma a más de 105 kilómetros por hora.

Los asistentes a la atracción acceden por una gran entrada custodiada por dos maniquíes vestidos de guardias británicos y tras pasar por una exposición con las portadas de la revista con noticias de la familia real británica, acceden a la atracción. En ella, además presenciar el accidente, pueden analizar las distintas teorías -todas desmentidas- sobre la misteriosa muerte de la princesa de Gales como el posible asesinato por parte de los servicios secretos británicos por el supuesto embarazo de Lady Di.

Además, de la familia real británica, el parque tiene exposiciones dedicadas a la leyenda de Bigfoot, los extraterrestres y los ovnis, el asesinato de JFK o la llegada del hombre a la luna.

El creador de la atracción, Robin Turner, explicó que el accidente "es una recreación por ordenador en tres dimensiones, en la que se puede ver París desde arriba. Muestra el camino desde la salida del hotel Ritz, la persecución de los paparazzi y el destello que creemos que cegó al conductor y el fatal desenlace".

Turner se defendió de las acusaciones y argumentó que a pesar de ser un tema macabro se ha manejado con sensibilidad: "Los visitantes se ahorrarán los primeros planos del cuerpo de Diana". "No es una atracción de mal gusto. Sólo muestra la ruta de lo que sucedió".

Últimas noticias