El escandaloso vídeo de Trump con dos ucranianos a los que declaró que no conocía

¡Deshaceos de ella! Me da igual Sacadla mañana. No me importa. Mañana. ¿De acuerdo? Hacedlo”, dice el presidente sobre la embajadora de Ucrania

Thumbnail

El presidente de EE UU, Donald Trump solicitó la cabeza de la embajadora estadounidense en Ucrania Marie Yovanovitch durante una cena con un grupo de donantes en su hotel en Washington el 30 de abril de 2018 un año antes de la destitución de Yovanovitch. Así lo recoge un vídeo hecho público ayer y que dificulta la defensa del presidente en el impeachment. Las imágenes muestran claramente cómo el magnate conversa con los empresarios Lev Parnas e Igor Fruman, a los que había dicho que no conocía, y les dice de forma enérgica: “¡Deshaceos de ella! Me da igual Sacadla mañana. No me importa. Mañana. ¿De acuerdo? Hacedlo”. Parnas está acusado de espiar de forma ilegal a la ex embajadora, lo que ha provocado que Ucrania haya tenido que abrir su propia investigación.

Según adelantó el “The New York Times”, el antiguo socio de Giuliani entregó el pasado viernes el vídeo al Comité de Inteligencia del Congreso demócrata, que da mayor peso aún a los demócratas en su intento por acabar con Trump.

A pesar de todo, desde la Casa Blanca se ha negado que el presidente presionara para la salida de Yovanovitch y ha informado que el Ejecutivo tiene la potestad de hacer nombramientos en cargos de confianza.

La defensa de los abogados de Trump

Justo antes de que sus abogados ingresaran al Senado de los Estados Unidos para comenzar su argumento de que no debería ser destituido, el presidente Donald Trump ofreció una especie de anticipo. Los estadounidenses deberían encender sus televisores, escribió en Twitter, y ver a los abogados presentar “nuestro caso contra” sus antagonistas políticos, a quienes enumeró con una serie de apodos burlones. Lo que lo hicieron vieron algo muy diferente.

Cuando el equipo legal de Trump lanzó su defensa en su juicio de juicio político el sábado, se centró en gran medida en las deficiencias flagrantes en el argumentario demócrata, que sostiene que el magnate debería ser destituido de su cargo por sus esfuerzos por beneficiar al gobierno de Ucrania, y argumentaron que no se justificaba derrocarlo en un año electoral.

El senador demócrata Tom Carper, de Delaware, dijo a los periodistas que esperaba que los republicanos "sacaran todas las armas, fuego y azufre, y creo que recibieron un mensaje de algunos de sus hermanos republicanos de que eso no sería útil”. Dijo que pensaba que la presentación estaba dirigida a un puñado de senadores republicanos moderados que podrían romper con su partido y votar para permitir que los demócratas convoquen a algunos de los ayudantes más cercanos de Trump para testificar por primera vez sobre la conducta del presidente.

Leer las transcripciones

En ocasiones, Trump hizo una defensa alzando la voz y e instó a "Leer las transcipciones”. Sus abogados insistieron en la idea de que los demócratas tratan de “cancelar una elección” y que su cliente es víctima de una sucesión de investigaciones con motivaciones políticas que solo empañaron su presidencia y trataron de desacreditar al Representante Adam Schiff, el legislador que lidera el esfuerzo de juicio político. Cipollone dijo el sábado que los demócratas estaban “aquí para perpetrar la interferencia más masiva en una elección en la historia de Estados Unidos”, informa Reuters.

El senador Lamar Alexander, republicano, dijo que los abogados de Trump "eran discretos, específicos y pensé que eran persuasivos". La senadora republicana Shelley Moore Capito dijo que "también fue bastante solemne, lo cual aprecié".

La Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, acusó a Trump en diciembre por dos cargos, abuso de poder por presionar a Ucrania a investigar al ex vicepresidente Joe Biden, un contendiente principal para desafiar a Trump este año, y la obstrucción del Congreso por sus esfuerzos para impedir la investigación de la Cámara . Los cargos se centran en las afirmaciones de los funcionarios de la administración de que Trump presionó para las investigaciones utilizando casi 400 millones de dólares en ayuda de seguridad y una codiciada visita a la Casa Blanca como palanca.

Los legisladores demócratas que se desempeñaron como fiscales en el juicio pasaron tres días la semana pasada mapeando el caso contra Trump, basándose en documentos y testimonios de funcionarios de la administración sobre los esfuerzos de Trump para asegurar investigaciones sobre los Bidens y una teoría de conspiración desacreditada sobre las elecciones de 2016.

Los abogados de Trump trataron de eliminar esa evidencia el sábado, señalando que la mayoría de los testigos que testificaron que Trump trató de cambiar los actos del gobierno por beneficios políticos nunca interactuaron con él directamente. También destacaron declaraciones de funcionarios ucranianos que dijeron que no se sentían bajo ninguna presión.

Y buscaron hacer agujeros en algunas de las pruebas más poderosas contra Trump, incluido el testimonio del embajador en la Unión Europea, Gordon Sondland, quien dijo que suponía que un atraco en la ayuda de seguridad estaba relacionado con el deseo de investigación de Trump. Sondland también testificó que nunca vio al presidente establecer ese vínculo directamente. "La creencia errónea del embajador no se convierte en prueba porque la repitió muchas veces", dijo el abogado de Trump Mike Purpura.

En última instancia, las presentaciones de los abogados de Trump y los fiscales demócratas podrían no importar mucho dados los números en el Senado: los compañeros republicanos de Trump tienen una mayoría de 53-47 y los demócratas necesitarían al menos 67 votos para condenarlo.