España ofrece la mitad de sus tropas en Irak a la OTAN como exige Trump

Apoya destinar hasta 350 de sus efectivos de la Coalición Internacional a reforzar la misión de entrenamiento de la Alianza contra el Estado Islámico

Policías federales iraquíes reciben las indicaciones de militares españoles durante un entrenamiento militar en Basmaya
Policías federales iraquíes reciben las indicaciones de militares españoles durante un entrenamiento militar en BasmayaAHMED JALILEFE

La OTAN quiere aumentar su protagonismo en Irak y pasar de una presencia prácticamente testimonial a una mucho más destacada. Desde octubre de 2018 la Alianza estableció una misión de entrenamiento en el país (NMI) que, liderada por Canadá, cuenta con unos 550 efectivos de una veintena de naciones. Pero cuatro años antes, en el mismo teatro de operaciones y con la misma tarea, se había desplegado la Coalición Internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos y en la que participan más de 5.500 efectivos de unos 70 países. Dos operaciones muy similares, en las que participa España, que ahora viven un momento complicado por la reciente escalada de tensión entre Irán y EE UU, lo que llevó a suspender los entrenamientos. Ahora, el Gobierno iraquí está a favor de que se reanude la instrucción de sus militares pero prefiere que quien lleve la batuta de mando sea la OTAN.

Así que la Alianza quiere implicarse más en Irak (como exigió el presidente estadounidense, Donald Trump) y aumentar los efectivos de su misión. Eso sí, a costa de la Coalición, ya que la idea es que parte de los uniformados desplegados en ésta pasen a depender de la OTAN. Y España, con cerca de 600 militares y guardias civiles en Irak (unos 550 en la Coalición y casi medio centenar en la NMI), apoya esta posición y ha ofrecido cambiar de “bando” a más de la mitad de los militares. Un gesto, además, que sirve a nuestro país a la hora de defender que la contribución a la Alianza va más allá de ese 2% del PIB y que debería tenerse en cuenta también la aportación a las misiones.

Así lo ha confirmado esta tarde la ministra de Defensa, Margarita Robles, a su llegada a la Cumbre de ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas, donde ha asegurado que “apoyamos la decisión de la OTAN y entendemos que tiene que tener un protagonismo en Irak. Consideramos que todos los países de OTAN tenemos que estar muy presentes en Irak”. Y añadió que “España está de acuerdo en que en la fase primera, nuestras tropas pasen, que son además la mayoría, que están en Besmayah, al paraguas de la OTAN”.

Eso sí, dejó claro que las tropas españolas continuarán apoyando a la Coalición Internacional, en la que España también tiene militares desplegados en otras zonas como Bagdad, Taji o Al Taqaddum. “Apoyamos que una parte importante del contingente pase a OTAN al mismo tiempo que vamos a seguir trabajando con la Coalición”, recalcó.

España en Irak
España en IrakJosé Luis Montoro

Tal y como explicó la ministra, “desde el punto de vista militar”, la misión del contingente español no cambia, pues continuará adiestrando al Ejército y a las Fuerzas de Seguridad iraquíes. “Estamos en misiones de paz, no de combate, y si desde el Gobierno iraquí entienden que es bueno potenciar la labor de OTAN, vamos a apoyarlo”, dijo para añadir que no es necesario que este cambio de mando pase previamente por el Congreso, pues el Consejo de Ministros y la Cámara Alta ya aprobaron “la presencia en Irak en misiones de paz”.

En la actualidad, España tiene desplegados cerca de 600 militares en Irak. De ellos, 550 pertenecen a la Coalición Internacional contra el Estado Islámico y se reparten entre la base “Gran Capitán” de Besmayah (350), la localidad de Taji (80 y seis helicópteros), 70 en Al Taqqadum (con una unidad de drones) y 40 en Bagadad. En lo que se refiere a la misión NMI de la OTAN, medio centenar de uniformados españoles se encuentran en Bagdad y Besmayah.